Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Políticos, Dios, salvadoreños y el peluquero

El desacato de algunos partidos en la Asamblea contra el fallo de la Sala Constitucional, acerca de la elección de magistrados de la Corte de Cuentas, amerita graciosas anécdotas que satirizan a nuestros políticos:

"Cuando Dios nos creó, decidió otorgarnos DOS virtudes para nuestro progreso: A los americanos los hizo ordenados y respetuosos de sus leyes. Los ingleses serían tenaces y estudiosos; los japoneses, trabajadores y pacientes. A los salvadoreños nos concedió ser inteligentes, honestos y políticos. Terminado de crear el mundo, un ángel se sorprendió al leer el mandato diciendo: 'Padre, usted ha dado a todos los pueblos del mundo DOS virtudes, pero a los salvadoreños les ha dado TRES. Eso hará que ellos prevalezcan sobre todos los pueblos'.

--'Caramba, es cierto, pero como mis dones divinos no pueden quitarse, debemos resolverlo. Los salvadoreños conservarán esas tres virtudes, pero para no prevalecer sobre todos, ninguno podrá ejercer más de dos virtudes simultáneamente. Así: El salvadoreño que sea político y honesto no podrá ser inteligente. El que sea inteligente y político no podrá ser honesto, y el que sea inteligente y honesto, jamás podrá ser político'. Y hasta ahora se ha cumplido a rajatabla la voluntad de Dios".

Prueba fehaciente:

"Un floricultor fue al peluquero en San Salvador para cortar su cabello. Al terminar el corte pidió la cuenta, pero el peluquero contestó: 'No puedo aceptar dinero. Esta semana hago servicio comunitario'. El floricultor quedó agradecido. La mañana siguiente el peluquero encontró, al abrir su negocio, una docena de rosas. Luego llegó un panadero e igualmente, al pedir su cuenta, el peluquero respondió que era 'su semana de servicio comunitario'. El panadero agradecido le envió una docena de pasteles al siguiente día. Similarmente sucedió con un profesor que como gratitud, le envió al otro día, nota de agradecimiento con una docena de libros, entre ellos 'Cómo mejorar sus negocios' y 'Cómo volverse exitoso'.

Llegó entonces un diputado a cortarse el pelo y cuando iba a pagar recibió el mismo comentario del peluquero, no podía recibir dinero porque era su semana de servicio comunitario. El diputado iba feliz.

Al día siguiente cuando el peluquero llegó a abrir su negocio, había una docena de diputados con sus consejeros, 8 magistrados, 15 concejales, sus esposas, y todos con sus hijos haciendo cola para cortarse el pelo gratis".

Estas divertidas historietas muestran tristemente nuestra realidad, una diferencia fundamental existente entre los ciudadanos comunes y el "honesto ilustre" grupo ciudadano que gobierna. Por esta razón, nuestros políticos especialmente de la Asamblea, han perdido toda credibilidad, motivo por el cual tantos jóvenes ahora en edad para votar no estén interesados en obtener su DUI para hacerlo y causa por la que también algunas encuestas muestran creciente apatía hacia el próximo sufragio. En éste, ya cercano, es imperante elegir cuidadosamente, recordando que:

1-El ladrón vulgar te roba el dinero, el reloj, la cadena, el carro, el celular y cualquier cosa material.

2-El político te roba la pensión, la salud, la educación, tus impuestos, el trabajo y hasta la conciencia (verbigracia: los tránsfugas).

1)-El primer ladrón te escoge a ti.

2)-El segundo ladrón lo escoges tú.

Para erradicar tanto despotismo y corrupción, la ciudadanía debe demandar y exigir a la Asamblea, elegir YA a la Corte de Cuentas, pero una despolitizada, no-partidista, incuestionablemente contralora, porque "chucho no come chucho".

* Columnista de El Diario de Hoy.