Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Yo no podría "ser" Charlie

Nuestro planeta está envuelto en una animadversión intolerante desmedida, que conduce irracionalmente a matar.

Ha sido excelente que todas las naciones y sus gobernantes se manifiesten condenando el fundamentalismo religioso que conduce al asesinato y al terror.

Pero aunque adherida fehacientemente, al fuertísimo y legítimo repudio al terrorismo, personalmente no podría "ser" Charlie Hebdo, porque también la tolerancia tiene límites, y no acepto eximir de reprobar las acciones del pasquín satírico, justificándolas como libertad de expresión; libertad que no consiste en facultar hacer objetivo de ataques insolentes e insultantes al Ser más sagrado para la --casi-- entera humanidad, Dios (exceptuando la indiscutible minoría atea). No existe equivalencia entre sátiras a humanos y ataques sacrílegos contra Dios.

Integridad y ética, distinguen a algunos de nuestros grandes medios de comunicación, como este donde escribo, teniendo estrictos sistemas de censura para evitar insultos o términos soeces en sus notas, aunque eso no merma sus críticas incisivas necesarias cuando amerita, pero guardando el debido respeto al lector. Esa, entiendo, es la libertad de expresión, no el libertinaje de la misma practicado por otros.

Posterior a estos horrendos crímenes que sacuden a Francia, recibí caricatura publicada en esa revista. Era un ignominioso injurioso dibujo contra las Tres Divinas Personas, nuestra Santísima Trinidad, Dios. Dichosamente, la Iglesia Católica, Protestante y Evangélica, promueven el amor a Dios sobre todas las cosas, pidiéndonos amar al prójimo sin excepción, más oración por los que no creen. Aunque esto no implica que el dibujo mencionado no me provocó lacerante indignación.

Sin embargo, a pesar de mi disgusto, nuestros principios cristianos de generosidad están basados en las palabras de Dios Hijo, Jesucristo, en el momento de su mayor sufrimiento antes de morir: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen".

Tristemente y comparando, vemos en Internet en "Islamización de Europa, EURABIA", cómo, versículos del Corán destacan la venganza contra quien no profesa el islamismo y la muerte contra "el infiel". Reproduzco solo algunos: 2:191-"Matadles en donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que MATAR. Así, que si combaten contra nosotros, MATADLES, esa es la retribución de los infieles"; 3:4-"Alá es poderoso vengador". 32:22-"Nos vengaremos de los pecadores"; 4:18-"Que no espere quien sigue obrando mal, hasta que en el artículo de la muerte dice 'ahora me arrepiento' ni tampoco quienes mueren siendo infieles. A estos les hemos preparado un castigo doloroso".

Entonces, advertimos cómo, grupos terroristas están surgiendo de esa doctrina, que en los países islámicos --o invadidos por islámicos, como África--, actualmente atacan principalmente a los católicos cristianos, degollando despiadadamente a familias enteras en verdaderas carnicerías, incluyendo mujeres y niños. Las frases muerte y venganza contra el infiel, al ser una constante, evidentemente mina el cerebro de muchos desquiciados violentos asesinos, inclinados a matar. Por tanto, no sorprende la lista de derivaciones islámicas terroristas cmo Al-Quada, Isis; Taliban, Boko-Haram, Hezbollah,Abu-Sayyaf, Ansaru, Hamas, Lashkar-e-Taiba, Abdullah-Azzam-Brigades, Muslim-Brotherhood, Al-Badhr y muchas más.

Mientras escribo estas líneas, recibo doloroso correo denunciando cómo, la semana pasada, en Nigeria, el grupo Boko-Haram masacró una población de 2000-3000 cristianos, mayormente mujeres y niños. Ese fin de semana usaron niñas de diez años como activistas suicidas, matando 29 cristianos. El año pasado secuestraron 200 niñas cristianas, ahora desaparecidas.

El Salvador y continente americano, no están exentos de sufrir la Yihad.

¡Suficiente dolor con las pandillas, corrupción política, amenazas comunistas y anti-familia! ¡No al odio!

* Columnista de El Diario de Hoy.