Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Planeta sano, población saludable

Desde la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, que tuvo lugar en Rio de Janeiro, en 1992, también llamada Cumbre de la Tierra, los especialistas de las áreas médicas de Salud Pública y Bio-Ética, han tenido una participación cada vez más activa en el abordaje de uno de los problemas más graves que tenemos en la actualidad, que es la causa de quebrantos en la salud y además afectan la calidad de vida de millones de personas en el mundo entero: El deterioro del medio ambiente.

Es la opinión de los expertos en estas áreas médicas que independientemente de lo mucho que se haya hablado, afirmando o desacreditando, con razón o sin ella, sobre el famoso efecto invernadero secundario al cambio climático, hay otros eventos que también deberían llamarnos la atención para proponer su solucion. Tendría que sorprendernos cómo tanto en el mundo científico como las personas particulares, se enfrascan en discusiones sobre la existencia o no de dicho fenómeno, y dejamos de lado otros eventos igualmente importantes y que quebrantan la salud de grandes poblaciones humanas en todas las áreas del planeta.

Estas áreas han sido ya bien definidas: 1.- La deforestación. En los últimos 30 años han desaparecido tantos bosques como en toda la historia de la humanidad. Con ello se pierde la posibilidad de encontrar fármacos de origen vegetal, que podrían haber ayudado a curar enfermedades como el cáncer, diabetes y otras enfermedades degenerativas. 2.- La desertificación. El 25% de la superficie terrestre está en grave proceso de desertificación y el avance anual de las zonas desérticas en el mundo equivale a tres veces la superficie de nuestro país. 3.- Pérdida creciente de la diversidad biológica tanto animal como vegetal. Se refiere a la desaparición de un número cada vez mayor de especies vegetales como animales, especialmente las presentes en los bosques tropicales, lugares en donde se ha tenido un interés creciente en la investigación médica para el descubrimiento de nuevos medicamentos y en los estudios de Reserva genética de la biosfera, para ayudarnos a comprender mejor las enfermedades heredadas 4.- La contaminación de los mantos acuíferos. El uso masivo de abonos químicos, insecticidas y pesticidas, así como de otros contaminantes y desechos orgánicos que han destruido los mares y ríos limitándolos de peces que sirven de alimentación a gran parte de la población y 5.- La contaminación por basura. Con una generación diaria estimada en más de dos libras de desechos/día por cada habitante; lamentablemente mucha de esta basura lanzada indebidamente desde vehículos particulares o del transporte público, sumado a una disposición no siempre adecuada de los desechos orgánicos, hacen que el minimizar la generación de basura sea una prioridad absoluta.

Finalmente debemos recordar que no se puede tener un planeta enfermo con población saludable. El binomio correcto es planeta sano, población saludable. Para lograr esta meta y prevenir un deterioro mayor de las fuentes biológicas que nos rodean, es necesario compartir información apropiada para contar con la participación activa de todos. Definitivamente sólo así podremos garantizar una mejor salud para nosotros y nuestros hijos.

*Doctor en Medicina.

aguilarjoya@yahoo.com