Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Petrocaribe, falsa promesa de campaña

El 19 de agosto venció el plazo para que Alba Petróleos entregase información de sus operaciones y alegatos en su defensa a la Superintendencia de Competencia, en el proceso sancionador por centralización sin autorización, denunciado por ANEP. Sin embargo, el superintendente emocionado anunció la semana pasada que en un acto sin precedentes Alba Petróleos se había declarado culpable y aceptaba la pena correspondiente. El superintendente aplaude este acto y cuestiona que otros actores en procesos sancionadores similares hayan utilizado los recursos de ley para cuestionar sentencias de la Superintendencia, sólo porque éstos alegaron presunción de inocencia.

Qué entusiasta el superintendente, se presta al juego de encubrir el hecho que al declararse culpable Alba Petróleos no aporta la información sobre sus operaciones y registros contables a la Superintendencia, la que hasta hoy ha tenido prestigio de independencia partidaria. Sería lamentable que otra institución prestigiosa esté sometida a control partidario del FMLN.

El superintendente se bajó del pedestal de independencia y aplaude la jugada de agravio a la institucionalidad para evitar que el próximo gobierno, que no será del FMLN, acceda a los secretos de la administración de millones del endeudamiento con PDVSA por parte de la cúpula de "los petroleros del FMLN". El costo de guardar el secreto al escrutinio público es una multa, al son del aplauso del superintendente, quien sin duda recomendará la menor multa al "confeso".

A ese suceso se suma el programa de gobierno del FMLN, que ofrece embrocar al país con el ALBA y su programa Petrocaribe. Un claro engaño, ya que el interés partidario es mantener el control de millones de dólares prestados por Nicolás Maduro.

¿Por qué falsa promesa de campaña? Los millones de endeudamiento de Alba Petróleos, al no pagar el 40% de la factura de su importación anual de combustibles, que ni ellos saben cómo los pagarán. Abonan con el mismo dinero prestado, ya que sus empresas no son rentables, regalan y regalan queriendo ganar voluntades. Es cómo abonar a la tarjeta de crédito usando la misma tarjeta.

Si el profesor cumple y El Salvador se incorpora a Pretrocaribe, cada año el endeudamiento pasaría a control Legislativo. Y hasta el FMLN sabe que no tendrá mayoría calificada a partir del 2015, para seguir endeudando al país.

Alba Petróleos hoy gasta lo que el FMLN, S.A. de C.V. quiere y reparte a quien quiere. Si los préstamos de Petrocaribe pasan a control Legislativo, el gasto estará dentro del Presupuesto General de la Nación. Y para el próximo mayo del 2015 nadie garantiza que tendrán mayoría simple Legislativa.

El candidato del Frente miente al ofrecer incorporar al país a Petrocaribe con su fantasioso programa de gobierno. Hace números alegres con 640 millones anuales para comprar votantes, ofreciendo sin vergüenza alguna hasta computadoras a cada estudiante.

Y asusta su idea irresponsable, en tanto que si hoy con sacrificio pagamos el combustible cuando vamos a las estaciones de servicio, el profesor ofrece quedarse con el 40% de nuestro pago para que el FMLN lo gaste en lo que quiera, sin dar cuentas claras a la ciudadanía, como lo hizo con la Superintendencia. ¡Estamos ante un nuevo y obscuro impuesto, administrado por un partido!

Sería como encargarle pagar nuestra tarjeta de crédito y que en vez de pagar nuestro saldo, sólo cancele el pago mínimo, nos endeude y se quede con nuestro pisto para gastarlo en lo que quiera ese partido. Y luego… todos estaremos endeudados hasta el copete, con 640 millones anuales.

Y la opción es pagar en especie, con exportaciones. ¡Señores, es como cuando te embargan por no pagar la tarjeta de crédito! Pagamos con nuestros muebles.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.com