Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Perdónalos, porque no saben ¿o sí saben?, lo que hacen

Todos hemos visto circular buses con enormes rótulos propagandísticos en su parte trasera --pagados por grupos abortistas y feministas y que cuestan miles de dólares--, pidiendo el indulto de 17 mujeres, supuestas "víctimas" de la Ley contra el Aborto por haber sido "injustamente" --dicen--, condenadas a 30/40 años de cárcel por sufrir "abortos espontáneos". Esta es la primera soberana mentira, pues las penas del aborto van de dos a cuatro años, no habiendo actualmente ninguna mujer presa por aborto.

Como toda esta campaña está basada en execrables falsedades, no podemos menos que objetar vehementemente esta pretensión, cuya finalidad real no es lograr el "piadoso indulto" que claman por las 17, sino solamente utilizarlas como instrumento al invocar lástima por ellas presentándolas como inocentes criaturas, para así lograr la despenalización del aborto en todas sus formas, cuando la realidad comprobada es que ellas asesinaron a sus bebés recién nacidos. Entonces, el título del artículo se lo dedico a todos estos grupos abortistas-feministas.

En esta pretensión --de inmoralidad fuera de todo límite de raciocinio humano, y de perversidad innombrable contra las verdaderas víctimas, los 17 pequeños bebés asesinados, que fueran justamente defendidos en sus derechos humanos con testimonios médicos, y por fiscales y jueces, quienes deberían también alzar sus voces de protesta ante el horror solicitado, porque están quedando muy mal parados)--, podemos asegurar cómo estas criaturitas de Dios fueran asesinadas por sus progenitoras de las formas más crueles e inhumanas, que nadie con la más mínima consciencia podría hacerlo, a menos que esté poseído por fuerzas satánicas, pues hasta los animales más salvajes del campo protegen a sus crías.

He visto las fotos. Uno con el cráneo destrozado con una piedra, otro que fue encontrado con cinta adhesiva en la boca para evitar el grito de su llanto y ahorcado, otro acuchillado, casi degollado y así podría ir describiendo cada asesinato cometido con lujo de barbarie, pero no se trata sólo de comprobar esto. Se trata de que la ciudadanía comprenda cómo las personas de estos grupos abortistas, (a quienes deseo sinceramente que Dios las perdone un día si se arrepienten) pagados por fuertes fundaciones americanas, como IPAS, Ford (y tenemos más nombres producto de investigaciones), inenarrablemente por esa paga, son capaces de multiplicar la sangre que ya corre como ríos en nuestra patria, avalando asesinatos de esta índole, alegando falsamente que por su pobreza, esas mujeres no tuvieron atención médica, abortando espontáneamente por problemas obstetras.

Hay mareros condenados por terribles asesinatos, pero que una progenitora le quite la vida a su retoño es mucho peor asesinato. ¿Será que tendremos posteriormente otros grupos pidiendo también indulto para mareros, pues sus condiciones de pobreza, iguales a aquellas fueron las causas de sus asesinatos?

¿Qué podemos esperar de esta retorcida resolución si llega a darse? ¿Será que el FMLN y sus aliados eternos de GANA avalarán este horror genocida? Estarían, definitivamente garantizando el derecho de cualquier madre, si le estorba su pequeño hijo de cualquier edad, le dé muerte y apele por indulto.

Para lograr el caso de despenalización del aborto, hay tremendas presiones con correos y llamados a todos los diputados de la Asamblea, pidiendo sus votos favoreciendo ese indulto. Si es así, El Salvador está perdido.

La ciudadanía deberá repensar bien su voto de marzo, para crear una verdadera contraparte, que haga frente a los enormes errores a los que el gobierno está conduciendo el país.

* Columnista de El Diario de Hoy.