Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Si la Patria te llama: Responde

Este título puede sonar un poco romántico, o tal vez hasta iluso. Tal vez a muchas personas la palabra "PATRIA" ya no les despierte aquel sentimiento de nacionalismo o de ilusión que producía en otras generaciones, quienes estaban dispuestos a defenderla aún a costa de sus propias vidas. Tal vez muchos otros simple y llanamente estén desilusionados del concepto, o no le vean un futuro muy cierto.

Pero pese a todo esto, el concepto de Patria sigue estando vigente, y es más real que nunca. Patria somos todos. Patria es nuestra casa, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra sociedad. Patria es la dinámica social de convivencia en la que debemos coexistir. Patria es lo que hace falta construir cada día. Patria es la paz social que anhelamos.

Al inicio de nuestros tiempos, el concepto de la Patria se relacionaba más con luchar frente a enemigos externos que querían conquistarnos o traspasar nuestras fronteras. Ahora, habiendo superado esa etapa histórica, el concepto de Patria se relaciona con la construcción de un ambiente idóneo en donde podamos convivir tranquilamente.

Hoy los enemigos a combatir son internos, y se llaman desidia, corrupción, indiferencia, delincuencia, violencia social, falta de educación, falta de empleos, intolerancia y sobre todo, irrespeto al Estado de Derecho. Mientras estos enemigos sigan vivos, estaremos más lejos de la Patria que queremos.

Nuestro sistema democrático está conformado por dos grandes actores. Por un lado están los gobernantes, y por otro, los gobernados. Y aunque por tradición los primeros son llamados a desempeñar un rol más activo en la dinámica política, lo ideal es que los gobernados también se activen para poner limitaciones a los primeros.

Por antonomasia el momento en el que los gobernados juegan su papel más activo, es cuando se celebran elecciones. Es en este momento cuando los gobernados son llamados a ejercer Patria. Es en este momento que les nace el derecho y el deber para con el resto de la sociedad, de ejercer su voto, y de velar para que sus demás conciudadanos lo puedan ejercer adecuadamente, sin trampas, sin obstáculos y sin restricciones de ningún tipo.

Llegar a este momento en que tú puedas tener esa opción de elegir a tus gobernantes por medio del voto libre y secreto, costó cientos de años y a muchas personas incluso les costó la vida. Gracias a ellos, a nosotros ahora no nos cuesta más que sacrificar un par de horas de nuestro domingo, renunciar a un paseo de fin de semana, a un programa televisivo o algún almuerzo familiar.

Por tanto, este es el momento en el cual tú, como ciudadano crítico del sistema, que deseas mejorar a tu país, que deseas generar equilibrio de poderes, que deseas impedir que franquicias políticas importadas se tomen el poder absoluto, o simplemente que deseas ver continuidad de una excelente gestión municipal a manos del partido y candidato idóneo para ello, recibes el llamado de la Patria.

Y por eso hoy te digo. Si tú has recibido el llamado de la Patria: en nombre de Dios, de la libertad y de tu país, no te quedes de brazos cruzados y responde.

*Abogado y Notario.

delagasca@gmail.com)