Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Partidos con democracia

ARENA ha liderado un esfuerzo serio en su proceso de convertirse en un partido moderno, inclusivo, participativo y abierto. De hecho tuve la oportunidad de participar y he quedado electo para competir por una diputación del departamento de La Libertad. Por supuesto que este proceso debe profundizarse, pero es una luz de esperanza, especialmente en un país donde son pocas las excepciones a partidos políticos centralizados y cerrados, donde unos pocos desde las cúpulas deciden por los afiliados.

La historia política del país está cambiando, gracias a la resolución de la CSJ que permite votar por rostro, por persona, y no por bandera. ¿Qué debe mejorar ARENA para fortalecer este proceso? Primero, se debe establecer el principio de elección para todo cargo, para todo candidato, para toda función. La democracia interna es gasolina para el entusiasmo y la genuina representación. No hay mejor aliciente para el involucramiento político de los ciudadanos que tener confianza en decisiones colegiadas y en procesos políticos participativos, que saber que cualquiera puede llegar a ser representante si esa es la decisión de los miembros.

Segundo, se debe construir un padrón de afiliados completo. Este fin de semana en las primarias de ARENA cerca de seis mil afiliados se acercaron a las urnas, casi 65 % del padrón establecido, superando lo que partidos políticos de América Latina obtienen en procesos similares de elecciones internas. Sin embargo, muchos ciudadanos miembros del partido esperaban participar y no estaban empadronados. ARENA debe hacer un esfuerzo importante de construcción de este padrón. No puedo ni imaginarme la potencialidad de un partido político con varias decenas de miles de miembros votando por el candidato de su preferencia.

Tercero, se debe estudiar la conveniencia de rediseñar el sistema de representación proporcional que actualmente norma nuestra Constitución para los diputados de la Asamblea Legislativa. Circunscripciones electorales más pequeñas permitirían establecer un sistema de representación directa que podría facilitar el trabajo territorial de los diputados. La representación proporcional diluye la relación entre los electores y el diputado, y por tanto también el nivel de responsabilidad individual del funcionario público electo. Sin embargo, el sistema proporcional también tiene ventajas, especialmente porque por ejemplo absorbe de mejor manera los cambios poblaciones en los municipios.

ARENA y en general todos los partidos políticos deben trabajar por fortalecer la relación entre los electores y los funcionarios públicos electos. Muchas veces los diputados tienden a encerrarse en el palacio legislativo y olvidarse de los municipios que representan, a excepción de la época electoral. El promover la democracia interna dentro de los partidos facilitará que los diputados naturalmente mantengan esas relaciones activas durante toda su gestión. Es crucial que los funcionarios públicos electos y los dirigentes territoriales de municipios y departamentos puedan construir una agenda legislativa diferenciada y de consenso.

La historia política del país ha comenzado a cambiar. El sistema de partidos políticos se está modernizando bajo el liderazgo de ARENA. De nada valen los desprecios que Medardo González ha hecho del proceso reciente en ARENA para validar un modelo de liderazgo político como el del Frente que impide la genuina renovación. Los ciudadanos tienen ahora más que nunca la decisión en sus manos. Deben optar entre el oscurantismo político o un sistema que promueve la renovación de los liderazgos, la modernización de los partidos y la institucionalización de la democracia. Muchos esperamos que la ciudadanía tenga claro lo que está en juego.

*Columnista de El Diario de Hoy.