Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Para la jovencita del spot del FMLN

Cerca de 18,000 personas fallecieron entre 2009 -2013 en El Salvador a causa de la violencia e inseguridad que vivimos. De estos alrededor del 50 % fueron jóvenes. Cualquier candidato sin duda desearía en términos electorales contar con un extra de 18,000 votantes.

Un voto que sería realmente decisivo son los de aquellas personas que sufrieron en carne propia un hecho delictivo durante estos últimos años, a modo de ejemplo he ocupado el caso de las personas asesinadas en el país en estos últimos años, ejemplo que para muchos resultará que no viene al caso ya que es hablar de una posibilidad que no es real ni lógica y que nunca podrá ser, ya que ninguna persona asesinada ha resucitado para ir a una urna a votar. Lo que sí es real es que cualquier hecho de violencia que sufrimos no sólo repercute en la persona directamente afectada, sino que hay secuelas que afectan a toda una familia y, en muchos casos, hasta el círculo más cercano de amigos y/o compañeros de trabajo.

Decir que un muerto irá a votar no es un análisis serio. Pero decir que hay miles y miles de familias que perdieron a un familiar a causa de la violencia, y otras decenas de miles de hogares que se ven afectados por la extorsión no es un disparate, es una realidad. Este 2 de febrero, no me cabe la menor duda de que muchas familias, y en especial los jóvenes que tenían una preferencia política partidaria en particular hoy tendrán otra variable sensible adicional para evaluar su próximo voto.

Un último spot de la campaña del FMLN donde sale una jovencita pidiendo cambiar de novio, cambiar de zapatos y hasta el voto de tu familia, parece que le habla a una juventud totalmente alejada de la realidad de la mayoría de jóvenes salvadoreños, aquellos que sus últimas prioridades serán cambiar de zapatos o ropa. Nuestros jóvenes han sido los que más han puesto los muertos de esa cifra de 18,000 asesinatos en el último quinquenio, la mayoría de estos necesitaba una oportunidad de trabajo, mejor educación, mayor seguridad en su colonia y escuela, mayor apoyo financiero para su pequeño negocio, mayor seguridad para evitar que los mataran a ellos o sus familiares por represarías de extorsión… lo más extraño es que ninguna organización juvenil de izquierda se pronunció ante un mensaje tan clasista encubierto con fin electorero, curioso.

Para todos aquellos jóvenes con muchos de los problemas de los que acabo de mencionar, los que realmente pensarán seriamente en cómo los candidatos pueden solucionar los problemas del país y, en particular, cómo solucionar los problemas que viven en sus colonias, en las cercanías de sus lugares de trabajo o en los pequeños negocios que tienen sus familiares para sobrevivir, para todos ellos es una gran oportunidad de darse cuenta de que aún están con vida en un país que según las estadísticas ser joven y vivir en condiciones de pobre es casi una precondena a muerte por la inseguridad en que vivimos. A ellos los invito a que ocupen esta valiosa oportunidad que aún tienen de votar, oportunidad que se las da algo tan obvio como estar vivos pero que para miles ya no lo es.

Además para todos los demás jóvenes, aquellos con mayor oportunidad económica y social, incluso para aquellos que priorizan su vida en función de cambiar de novio o novia y/o cambiar el color de sus zapatos, aprovechen la gran oportunidad de ir a votar. No me cabe la menor duda de que cualquier persona asesinada en este país habría deseado tener la oportunidad que tendrás tú, en esta elección, para votar y decidir por un cambio, y no precisamente de novio o novia.

*Colaborador de El Diario de Hoy.