Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa Francisco defiende familia y vida desde la concepción

“La familia está fundada sobre el matrimonio complementado entre hombre y mujer, ordenado así por su misma índole natural elevada por Cristo, constituida por el vínculo indisoluble del matrimonio”. (Derecho Canónico) 

Voy a desglosar importantes párrafos de tres de los discursos del Papa Francisco en USA, ante los obispos estadounidenses, ante el Congreso y ante la ONU, porque nuevamente medios internacionales y comentaristas los están tergiversando. 

Subrayaré sus frases más importantes para hacerlas notar claramente.

A los obispos dijo: “Aprecio y agradezco conmovido su generosidad y solidaridad con la Sede Apostólica y con la evangelización en tantas sufridas partes del mundo. Me alegro del firme compromiso de su Iglesia a favor de la vida y de la familia, motivo principal de mi visita”. (Notar que enfatizó que “el motivo principal de su visita” fue defender vida y familia).

En el Congreso expresó: “Terminaré mi visita a su país en Filadelfia, participando en el Encuentro Mundial de las Familias. He querido que, en todo este Viaje Apostólico, la familia fuese un tema recurrente. Cuán fundamental ha sido la familia en la construcción de este país. No puedo esconder mi preocupación por la familia, que está amenazada, quizá como nunca, desde el interior y desde el exterior. Las relaciones fundamentales son puestas en duda, como el mismo fundamento del matrimonio y de la familia. No puedo más que confirmar no solo la importancia, sino por sobre todo, la riqueza y la belleza de vivir en familia. En la ONU nombró a la familia, “célula primaria de cualquier desarrollo social”.

¿Cuáles son las relaciones fundamentales en la familia que el Papa invoca en mi subrayado? Siendo el Representante de Jesucristo en la Tierra, consecuentemente está refiriéndose a la familia constituida por hombre-mujer, según indicada en el Derecho Canónico de la Iglesia Católica: “La familia está fundada sobre el matrimonio complementado entre hombre y mujer, ordenado así por su misma índole natural elevada por Cristo, constituida por el vínculo indisoluble del matrimonio”. 

Su denuncia de amenazas a la familia, -–aunque sin mencionarlas--, como entre otras, familias disfuncionales, divorcios, madres solteras, violencia doméstica causada principalmente por hombres frustrados machistas e insatisfechos, pero especialmente, la que puede verse como peor amenaza, por su clara contraposición al Derecho Canónico respecto a la familia, el matrimonio gay. 

La revolución sexual ha querido vender la idea a todo individuo frustrado que busque en el placer sexual irresponsable, casi animal, saciar su hambre de felicidad. Esto es una terrible amenaza y el Papa ha querido seguir allá insistiendo que tenemos que salvar a la familia. 

Respecto al aborto dijo, en una de las citas más destacadas: “La regla de oro nos recuerda la responsabilidad que tenemos de custodiar y defender la vida humana en todas las etapas de su desarrollo”. 

En la ONU, refiriéndose indudablemente a Planned-Partenthood, por el reciente escándalo y horror de venta de órganos de bebés no nacidos, comparó este crimen con el crimen organizado y terrorismo al denunciar el comercio de órganos y tejidos humanos. 

Nuestro Papa Francisco sigue causando grata impresión con acciones que llevan mensajes fuertes, aunque sin mencionarlos directamente, evidentemente buscando conciencia, paz y unidad. Esto sucedió cuando en vez de ir a la cena ofrecida por los congresistas, fue al “Convento de las Hermanitas de los Pobres”, como signo de apoyo en su batalla legal contra el mandato Obama de proporcionar abortos, contraceptivos, esterilizaciones, y apoyo a la libertad religiosa, altamente amenazado en el mundo, especialmente en ese país anfitrión, actualmente en franco antagonismo con los derechos a nuestra religión cristiana.

* Columnista de El Diario de Hoy.