Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La palabra de Michelle Bachelet

...es hora de que Chile y Perú seamos capaces de demostrar al mundo la grandeza de nuestros pueblos, que no quieren, no pueden ni deben quedar atrapados en un pasado que nos ha dividido". La Presidenta Bachelet hizo este enfático pronunciamiento en una solemne ceremonia de las Fuerzas Armadas, ante las cuales afirmó que "Chile aspira a transformar y mejorar la histórica relación bilateral con Perú". Son parte de "las políticas públicas del sector" que expuso en un escenario donde las palabras de quien ejerce el mando supremo de las FF. AA. chilenas constituye una instrucción formal.

El acto de gobierno es particularmente significativo después del caso de espionaje que ha enturbiado nuestra relación con Santiago. Más aún. Proviniendo de la Jefe de Estado, es un claro mensaje al Presidente Humala, quien ha condenado reiteradamente ese hecho, que congeló las alentadoras perspectivas cifradas en el periodo "post Haya". Esperemos que la respuesta de la Cancillería chilena a la última nota diplomática peruana sea coherente con la posición de la Presidenta Bachelet, cuyo discurso abre el camino para que los dos mandatarios conversen y acuerden los principios y objetivos que orienten la relación bilateral. Nuestra intangible vecindad y la complementariedad de nuestras economías debe proyectarse en un futuro de paz, armonía y prosperidad, exento de remezones originados en los resabios de una guerra del Siglo XIX.

Después del conflicto bélico con Ecuador (1941), seis décadas después de la guerra con Chile, se pactó una delimitación fronteriza que los ecuatorianos impugnaron sin desmayo. En 1995 sobrevino la breve guerra del Cenepa. No desalojamos totalmente a los invasores, pero sí obtuvimos una victoria diplomática que confirmó la frontera del odiado Protocolo de Río de Janeiro. ¿Cómo se explica que los ecuatorianos aceptaran los Acuerdos de Brasilia (1998) con mayor convicción que nosotros, los favorecidos? Debe haber sido porque en 1994 se conoció la encuesta que revelaba que la mayoría de nuestros vecinos respaldaría un arreglo sobre la base del Protocolo de Río. Ese dato estadístico que divulgué cuando era Embajador en Quito quebró un poderoso tabú.

La integración espontánea que se evidencia vigorosamente entre los pueblos del Perú y Chile, y el promisorio futuro de la Alianza del Pacífico de la que ambos hacemos parte, son factores incompatibles con la desleal práctica del espionaje, que contradice frontalmente el discurso de la Presidenta Michelle Bachelet. La política que ella ha enunciado para cimentar la confianza "Es lo que esperan los cientos de miles de peruanos y chilenos que a diario cruzan la frontera de dos naciones llamadas a ser hermanas, que invierten y generan empleo para beneficio de ambas naciones. Nuestro país (Chile) está genuinamente comprometido con ese desafío". [©FIRMAS PRESS].

*Embajador peruano.