Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Otra vez a la Competencia Mundial de Microsoft Office

En el año 2007 Rudy Hasbún puso en alto el nombre de El Salvador cuando logró ganar el Campeonato Mundial de Office. Cuatro años más tarde, Nehemías López ganaba el tercer lugar en el mundo. Han sido siete campeonatos mundiales de Microsoft Office donde El Salvador ha participado y en dos ocasiones hemos estado entre los tres mejores del mundo. Un porcentaje altísimo, especialmente si tomamos en cuenta la posición que el país ha logrado en otras pruebas internacionales de educación.

Este mes dio inicio la octava edición de la Competencia Nacional de Microsoft Office, donde participan alrededor de seiscientos jóvenes. Si tan sólo lográramos que participaran miles, seguramente las posibilidades de triunfo serían mayores. Los jóvenes que deciden participar deben tomar una prueba de certificación, que es un examen en línea de sus capacidades en el manejo de la funcionalidad de la aplicación de Microsoft Word. Son pruebas diseñadas para cincuenta minutos y los jóvenes finalistas normalmente obtienen puntajes perfectos y terminan en pocos minutos.

Son relevantes en este contexto los resultados de la investigación realizada el año pasado por la Corporación Internacional de Datos (IDC - International Data Corporation) sobre las habilidades necesarias para ocupaciones laborales de alto crecimiento y alta remuneración en Estados Unidos. Dicha investigación "sugiere que las habilidades y competencias que apoyan a un estudiante competente y bien desarrollado son las mismas que serán ampliamente demandadas por los empleadores en el año 2020 y adelante".

En la primera posición están las habilidades para una comunicación escrita y oral. En segundo lugar, se destaca el manejo de Microsoft Office. El White Paper llamado "Skills Requirements for Tomorrow's Best Jobs" destaca en las primeras cinco posiciones, habilidades que están relacionadas con las reconocidas como CIP (Comunicación, Integración y Presentación). Aclara que la tecnología como fin en sí mismo satisface solamente un pequeño porcentaje de los requerimientos futuros. "El enfoque en tareas del mundo real como las habilidades CIP promueve el desarrollo de un estudiante integral y un estudiante cuyas habilidades estarán en demanda en la economía del futuro," insiste.

La IDC considera la excelencia en el manejo de Microsoft Office como fundamental para desarrollar las habilidades de comunicación, integración y presentación necesarias. La participación en la competencia nacional es una excelente oportunidad para lograr este manejo buscado. Las certificaciones demandan un conocimiento avanzado de la funcionalidad de las aplicaciones de Microsoft y permiten demostrar dicho conocimiento por medio de pruebas en un simulador. No hay mejor herramienta para documentar efectivamente estas habilidades. Para este año cerca de diez mil estudiantes salvadoreños habrán obtenido su certificación.

De hecho hay varias instituciones educativas donde es parte del perfil de salida como bachiller el manejo efectivo de las aplicaciones de Microsoft Office como indicador estratégico de la capacidad de hacer uso creativo y responsable de la tecnología. Debemos profundizar en el país la construcción de una cultura de certificaciones, de excelencia académica y de participación en pruebas nacionales e internacionales en busca de la calidad. Debemos superar los miedos personales e institucionales, y seguirle apostando a certificaciones como las de Microsoft.

El currículo utilizado en las instituciones educativas debe adecuarse a estándares internacionales para poder competir con el mundo. El material curricular de T-Box por ejemplo cumple los estándares de la Universidad de Cambridge, de ISTE y de empresas como Microsoft. La mirada debe estar puesta en la globalización y en las nuevas demandas que impone a los sistemas nacionales de educación para poder enfrentar dichos retos de frente. Ya al menos dos jóvenes han demostrado que los salvadoreños podemos estar entre los mejores. Es hora que los demás acepten el reto y den un paso adelante.

*Columnista de El Diario de Hoy.