Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Oposición reactiva

Representantes de la oposición, ¿van a seguir oponiéndose a todo lo que diga el gobierno o la fracción parlamentaria que lo representa, limitándose a criticarlos o simplemente llevarles la contraria?

Las plenarias legislativas son el escenario semanal en el cual atestiguamos las discusiones entre los dos grupos parlamentarios mayoritarios, casi por cualquier cosa, y donde solo se ponen de acuerdo en la entrega de premios y declaratorias de días conmemorativos. Muchas veces la oposición le hace honor al término que lo distingue y contrarían todas las propuestas gubernamentales, a veces solo porque sí, sin tener una batalla definida, objetivos claros y propuestas alternativas concretas. Si bien es cierto las iniciativas del partido en el gobierno en la mayor parte de las ocasiones son escuetas, poco fundamentadas y buscan un trámite acelerado para evitar la discusión, el partido de oposición no puede justificarse en eso para limitarse a simplemente llevar la contraria sin dar mucho pensamiento a sus actuaciones.

Buena parte de sus diputados, cuando no se están oponiendo férreamente a algo, parece que invierten el tiempo en asuntos ajenos a legislar o al impulso de propuestas legislativas específicas, que es la tarea primordial y natural de la Asamblea Legislativa. La semana pasada fuimos testigos de que, inmediatamente después de salir la noticia sobre los beneficios carcelarios que supuestamente el gobierno otorgó a las pandillas en el periodo del expresidente Mauricio Funes, la reacción de la oposición fue proponer la creación de una comisión parlamentaria que investigue el tema de la tregua. El artículo 131 ordinal 32 de la Constitución otorga la facultad de “nombrar comisiones especiales para la investigación de asuntos de interés nacional y adoptar los acuerdos o recomendaciones que estime necesarios, con base en el informe de dichas comisiones”. Pero, ¿no creen que la investigación de un posible delito debería ser dirigida por quien tiene la obligación constitucional de hacerlo, es decir, por la Fiscalía General de la República? ¿No creen que deberían invertir su tiempo en presionar porque se avance en temas legislativos prioritarios para el país y no en duplicar una actuación?

Representantes de la oposición, ¿van a seguir oponiéndose a todo lo que diga el gobierno o la fracción parlamentaria que lo representa, limitándose a criticarlos o simplemente llevarles la contraria? Son pocos los diputados que, desde sus respectivas comisiones legislativas (hacienda, medio ambiente, etc.), evidencian un compromiso por impulsar la legislación de temas específicos, como la reforma al sistema de pensiones o ley del agua. El resto pareciera que actúan de manera reactiva y dispersa, basándose semanalmente en la coyuntura nacional, sin darle mucho seguimiento o presión a esas actuaciones, que terminan quedándose en nada. Entre los temas a los que urgen que se les dé prioridad están la rentabilidad de las pensiones y todo su sistema; la democracia interna de los partidos políticos, mecanismos de financiamiento y rendición de cuentas; el espectro radioeléctrico y la concesión de las frecuencias; la ley de procedimientos constitucionales, ley de la función pública y ley de procedimientos administrativos, cuyos proyectos que duermen profundamente en sus respectivas comisiones desde hace varios años (hasta décadas). 

En un país tan polarizado como el nuestro, donde muchos defienden a ultranza sus colores partidarios, hay muchas personas que no nos sentimos representados por ninguna de las fuerzas mayoritarias y tampoco por los partidos pequeños; este grupo de personas podemos no estar de acuerdo con las propuestas del gobierno o el partido que lo representa, pero eso no significa que respaldamos el actuar de la oposición. Con tantos problemas prioritarios a resolver, los ciudadanos estamos cansados de ver pleitos en la plenaria, en redes sociales y programas de radio o televisión, y que de ello no salgan propuestas concretas. Quisiéramos que el Gobierno y su partido solventaran los problemas que como ciudadanía tenemos, lo cual es su responsabilidad como gobernantes; pero si ellos no lo hacen, esperaríamos que la oposición ofreciera alternativas viables para dar respuesta inmediata a las dificultades que hemos acumulado. Yo, como ciudadana, estoy cansada de ver la actitud de los políticos de ambos bandos, gobierno y oposición. Y creo que no soy la única.
 

*Columnista de El Diario de Hoy.