Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ni ojo por ojo ni buenos y malos

ealmente no tengo mayor idea de cómo será en otros países, sin embargo, en nuestro país todos de alguna manera tenemos culpabilidad de los problemas que vivimos. De la misma manera, todos los errores que se han cometido en este país por aquellos que se identifican con ciertas ideologías, tienen equivalentes errores cometidos por aquellos que se identifican con la ideología contraria (aunque las circunstancias sean diferentes). Siempre ha sido así, es así en la actualidad, y probablemente será de la misma manera por el resto de la historia, pues ningún ciudadano en estos 20 mil kms.cuadrados es perfecto.

¿A qué me refiero con esto? A pesar que no tengo evidencia para comprobarlo, más que las pláticas que mantengo con jóvenes de todo tipo de ideología, clase social y puntos del país, existe una falta de identidad por las fuerzas políticas de nuestro país de parte de la sociedad civil. Es decir, la distancia principal que ha mantenido al ciudadano común de cierta manera lejos de los partidos políticos es su falta de credibilidad.

A pesar que se vendieron como "el cambio" (que se quedó en palabras y no acciones) siempre ocupan "los 20 años de Arena" para justificar sus errores y actitudes. Y para abonar más a sus argumentos, es que incluso aquellas organizaciones de la sociedad civil que hoy critican el gobierno actual, no hicieron todo lo que pudieron en el pasado para evitar algunos de los errores que cometieron los gobiernos anteriores (y hasta cierto punto tienen razón).

Los actuales partidos políticos, especialmente la derecha que se está reorganizando y reinventando (o por lo menos eso esperamos), deben abandonar inmediatamente todos aquellos vicios que tiene su sistema organizacional. Tienen que realmente quitar el queso de la trampa que mata la honestidad y promueve las ansias del poder. Y adicional a eso, debe abandonar todos los vicios de comunicación que tienen de vender su partido como el "anti- algo", sin recordar a sus seguidos los ideales a los que promueven.

Claro, tienen la ventaja que tan malo ha sido el papel del Fmln que debe quintuplicar su propaganda para ganar por raspadito a Arena, y sirve de "anti-el gobierno actual" (espero que el próximo sea mejor, pues le doy el beneficio de la duda); pero lo que más necesitan (Arena) si quieren continuar siendo la opción viable de la derecha es educar a las nuevas generaciones qué representa el partido.

El problema adicional de ser "anti-el gobierno actual" es que Arena cometió tantos errores (a pesar que alguno de esos miembros ya no forman parte del partido) que esos argumentos son fácilmente refutables por los identificados con el partido oficial, al simplemente citar errores de los gobiernos anteriores.

Recalco, las nuevas generaciones realmente no tenemos idea qué representa Arena, ni mucho menos en qué dirección va; además, venderse como una versión ultra-light del Fmln no anima a nadie. No deben venderse como los buenos de la historia, ni vender al Fmln como los malos de la misma, pues sólo despiertan mayores preguntas que respuestas.

Los ciudadanos no siguen ni a los buenos ni a los malos, pues nadie es completamente bueno, así como nadie es completamente malo. Sino más bien, seguimos a las ideologías, nos gusta creer en algo qué promover y defender eso mismo. En nuestro país necesitamos mantener los debates basados en las ideas principalmente, no en las ganas puras de mantener el poder o dañar al otro por pura venganza u orgullo personal (o por lo menos eso percibí en las últimas elecciones).

PD. ¡Felices vacaciones a todos! Tenemos que descansar, pues vienen elecciones…

*Lic. en Ecomomía.

Columnista de El Diario de Hoy.

twitter:@SergioTotoRR