Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ojo con las encuestas

Yo las miro por curiosidad, para observar lo sesgado que pueden ser los resultados en función del cliente, la tendencia de la organización encuestadora o la universidad que las acoge, promueve y mantiene durante la fase del año que baja la motivación por las encuestas.

La estadística como ciencia, funciona y se utiliza en muchos ámbitos relacionados con la economía, la planificación nacional e internacional, las finanzas, en la investigación científica, los juegos, las apuestas, y en el terreno que conozco, la Gestión de la Calidad, por ejemplo, en el Control Estadístico del Proceso. Los resultados que se obtienen son confiables asumiendo los márgenes de error que se calculan. Por ejemplo, si se trabaja considerando diferentes valores de la desviación típica en una distribución normal, se puede llegar asegurar, "cuatro piezas defectuosas para cada millón fabricadas", si se aplica, seis desviaciones típicas, " seis sigma", a cada lado de la distribución normal.

Motorola fue la pionera en aplicar el planteamiento seis sigma en la fabricación de componentes para los teléfonos móviles, que entre tanto, ya hay en el mundo más que los habitantes que lo poblamos, es decir, siete mil millones.

Lo que sucede con las encuestas es que, aunque las ciencia es exacta, dentro de los márgenes seleccionados, si los datos que se les proporcionan a los algoritmos estadísticos están sesgados, la respuesta que dan es la correspondiente al sesgo. Y el sesgo es humano, puede ser motivado por predilección o motivaciones que se prestan a pasiones, tendencias y preferencias, que pueden ser sentimentales, interesadas o motivadas externamente. Como dice el refrán: ¡Quien paga la orquesta selecciona la música!

Pero al margen de las encuestas que tratan de informar y manipular la opinión de los indecisos, lo que necesitamos es un gobierno valiente e inteligente, que se las arregle con lo que encontrará, que según los economistas, serán arcas vacías por la falta de ingresos y serios compromisos económicos, nacionales e internacionales por los pagos de las deudas que como "buen cambio" nos dejará este gobierno.

Sí, es cierto, todos sabemos lo que hay que hacer, lo que hace falta es quien organice "cómo ponerle el cascabel al gato", para garantizar la seguridad jurídica del Estado y la vida de sus ciudadanos, ponerse de acuerdo con el sector privado y crear empleos, propiciar un clima de credibilidad, y que sean las noticias quienes informen de los buenos resultados del gobierno, no como hoy, con campos pagados y el continuo autobombo gubernamental.

No veo posible reorientar el rumbo del país, haciendo más de lo mismo, que vienen haciendo en los últimos cuatro años. Las encuestas son para los indecisos, ojalá que las sepan interpretar y no permitan que les manipulen.

Pase un buen domingo.

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net