Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El nuevo Tribunal Supremo Electoral

Según declaraciones del nuevo presidente del TSE, hay esperanzas de que los nuevos magistrados hagan las cosas bien, para que las próximas elecciones se desarrollen con entera transparencia, como demostración de crecimiento democrático, para que el pueblo crezca en madurez política.

Excelente haber sacado a la luz las abultadísimas cantidades que el TSE anterior erogó en concepto de sueldos, equipo y horas extra, así como la oscura presencia de una mafia con superpoderes dentro de la institución. Contar con servicios VIP de café capuccino, es lo menos que puede ocurrir cuando se tolera el despilfarro.

Muy mala impresión dejaron las autoridades del antiguo TSE, especialmente la despedida del expresidente Eugenio Chicas, asegurando sentirse satisfecho de su actuación, apegada a la ley y a Derecho, cuando luego de haber permitido más de un año de propaganda adelantada, el mismo día de las elecciones, el entonces presidente Funes continuaba con sus spots en TV a favor del partido gobernante, lo que indignó a la población y mereció críticas de los observadores internacionales. Las nuevas autoridades deben demostrar que no son más de lo mismo. La ley permite propaganda electoral para la elección de alcaldes y diputados, con dos meses de anticipación. Y no vale alegar que no se pide el voto. Cualquier exhibición de candidatos, es propaganda, y debe exigirse su inmediato retiro y la respectiva multa.

Desde principios de septiembre los alcaldes areneros de Ataco y Ahuachapán tienen spots en TV promocionándose ellos y los logros obtenidos en sus municipios, prometiendo que seguirán en el cargo. La carretera al Puerto de La Libertad se adorna con dos enormes vallas del fósil diputado tricolor Barrientos, mientras en la carretera hacia Apaneca, la enorme cara de un diputado de GANA sonríe para recordarnos su existencia. Es inútil que los partidos presenten demandas, si el TSE no actúa de inmediato.

Como los partidos ya recibieron su tajada de la millonaria deuda política, el TSE podía exigirles que retiraran banderas, anuncios, pasarelas y banners que todavía ensucian el paisaje, con las falsas promesas y candidatos de la pasada elección. ¿O pretenden que las alcaldías, siempre escasas de fondos, realicen esa labor de limpieza, o resignarnos a que el tiempo se encargue de hacerlo, acumulando lo de la próxima elección?

Las consultas ciudadanas actuales, como Nuevas Ideas del candidato Bukele, quien ya anda recorriendo mercados y otras zonas de la capital, donde nunca antes había puesto sus plantas, son también propaganda adelantada. Una excelente opción sería que los medios de comunicación no dieran cobertura a este tipo de actividades, que están fuera de la ley, lo que lograría su pronta terminación.

Los salvadoreños hemos aplaudido recientes resoluciones de la Sala de lo Constitucional autorizando el voto por rostro y las candidaturas individuales. Sin embargo, estas últimas carecen de sentido, sin la posibilidad del voto cruzado, ya que por muy valioso que sea el candidato independiente, nadie va a arriesgarse a votar por él, porque entonces no podría votar por ningún otro candidato.

Los diputados tránsfugas, que lograron una curul por los votos recibidos dentro del partido que traicionaron, no pueden constituir un grupo parlamentario, como Unidos por El Salvador, que sin ser partido político autorizado por el TSE han disfrutado de oficinas, de $12,000 mensuales para asesores, equipo y otros gastos, como un premio a su deslealtad. Beneficios que pretenden seguir gozando dos de ellos que se han afiliado a DS. Confiamos que el nuevo TSE actúe con firmeza para hacer cumplir la ley, sancionando semejantes abusos.

*Columnista de El Diario de Hoy.