Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El nuevo Fiscal y el inicio de su gestión

Las señales que ha dado Meléndez son esperanzadoras y las condiciones están para que se gane su futuro a puro pulso. Tiene que entrar dando golpes contundentes en los casos en los que Martínez no dio respuesta

La semana pasada, Douglas Meléndez fue elegido fiscal general de la República con una votación casi unánime a su favor en la Asamblea Legislativa. El apoyo político que recibió el funcionario tomó por sorpresa a muchos. Algunos diputados explicaron que estaban consternados porque sus contrapartes no se opusieron y llegaron a un acuerdo interpartidario con atípica celeridad. Sin embargo, el proceso de elección ha sido matizado de forma negativa por críticos que argumentan que fue poco transparente. Entre ellos Johnny Wright, parlamentario del principal partido de oposición, el único que se abstuvo de votar por Meléndez. 

El nuevo fiscal recibirá una institución que, durante los últimos tres años, bajo la conducción de Luis Martínez, creó altas expectativas entre la ciudadanía, pero nunca las logró satisfacer. Martínez, quien balanceaba el limitado vocabulario y la falta de fluidez de sus declaraciones, con un tono arrogante, tosco y, en ocasiones, amenazante, inicialmente se ganó a los salvadoreños adoptando posturas populares en torno a casos críticos. Sin embargo, terminó personificando a cabalidad el reconocido refrán de “perro que ladra no muerde,” decepcionando así a todos en los que había generado una esperanza.

Nombrar a un fiscal de carrera al frente de la Fiscalía, después del fiasco de Martínez, tenía el potencial de generar, de entrada, un cambio de actitud en la ciudadanía para con la Institución y, de esa forma, propiciar el apoyo masivo para las actuaciones del nuevo funcionario. Sin embargo, los señalamientos de falta de transparencia suavizarán el posible impacto sobre la percepción ciudadana y, por lo tanto, Meléndez se la tendrá que ganar a puro pulso. Eso me parece positivo. 

No conozco al recién elegido funcionario, pero sí a algunos de los que ha llamado a formar parte de su equipo de trabajo y otros que laboraron con él durante sus 16 años de carrera como fiscal. No he escuchado ningún comentario negativo, al contrario, solo cosas buenas que esbozan a una persona honesta, competente y técnica. Esto me llena de mucha esperanza. Además, las personas que, hasta el momento, se visualizan como sus principales colaboradores, son profesionales con las que comparte similares cualidades, lo que magnifica las expectativas de su gestión.

Una de las ventajas de nombrar a un fiscal de carrera como Fiscal General es que, a diferencia de otros abogados, ha invertido toda su vida profesional en crear una reputación enmarcada precisamente en ese rol que va a ostentar como máximo defensor de los intereses de la sociedad y el Estado. Ha puesto todos sus huevos en una sola canasta. Su identidad está enraizada en su figura como fiscal. No puede darse el lujo de tener un mal desempeño, ya que, de lo contrario, estaría tirando al traste años de su vida y, probablemente, su futuro. Bueno, al menos esto reduce las probabilidades de que se conforme, como Martínez, con solo amagar y no proceder.

La seguridad pública está en su peor momento y la criminalidad en su máximo apogeo. Mucho tiene que ver con esos casos contra los que Martínez nunca procedió por intereses personales, según sostienen muchos. El error del antecesor de Meléndez fue calcular que podría presionar al sector político para que lo reeligiera. Grave error. La llave para seguir en su puesto no la tenía él y los casos con los que amagaba, la presión más efectiva se asegura con el apoyo de la ciudadanía, el cual solo se puede ganar a través de un desempeño excelente, satisfaciendo las expectativas creadas en la ciudadanía y resolviendo situaciones críticas. 

Las señales que ha dado Meléndez son esperanzadoras y las condiciones están para que se gane su futuro a puro pulso. Tiene que entrar dando golpes contundentes en los casos en los que Martínez no dio respuesta. Eso generará un apoyo masivo temprano en su gestión. 

*Criminólogo
@cponce_sv