Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un nuevo ARENA

ARENA tiene que buscar a un candidato joven, a alguien que no tenga cola que le pateen. A alguien que, de preferencia, no haya tenido vínculos cercanos con el partido en el pasado ni como militante ni como financista

Es momento de que ARENA deje de ser un partido pensado para “areneros” y se convierta en un partido para los salvadoreños. Y es que, independientemente de los logros de los 20 años de gobiernos de ARENA, hay una gran cantidad de personas que jamás consideraría votar por ARENA, por el siempre hecho de ser ARENA. 

En el pasado, el partido creó una imagen tóxica para algunos. Y para poder cambiar la mentalidad de estas personas, es necesario que el partido dé un giro de casi 180º, no en su ideología ni en sus principios, sino en la manera de conducir el partido. 

Hay que darle crédito a la dirigencia pues es, en mi opinión, el partido que se está abriendo más al incluir a jóvenes y otras personas que eran ajenas a la política. Además de esto es importante que se democraticen las finanzas del partido, ya que es sumamente difícil ser un partido realmente independiente cuando su financiamiento viene de muy pocas personas. Para esto es importante que sus militantes se involucren y ayuden con lo que puedan. 

Por otra parte, a la hora de buscar candidatos no debería de prevalecer el “quien haya sudado más la camiseta por el partido”, pues entonces las opciones que nos presenten serán siempre las mismas. En todo caso, deberían de buscar a quienes hayan sudado la camiseta por el país. Y es que a veces pareciera que muchos de los candidatos que escogen TODOS los partidos, son personas que no pudieran conseguir un buen trabajo en el sector privado y por eso se dedican a la política o son personas a quienes los partidos les deben favores.
 
Esto no puede seguir así y ARENA no tiene tiempo que perder. En lugar de enfrascarse en discusiones de egos sobre quién debería de dirigir el partido, debería de empezar ya a buscar una buena carta para las elecciones presidenciales de 2019. El FMLN tiene al menos 3 diferentes opciones que, en mi opinión, como candidatos serían rivales muy fuertes para cualquiera. 

ARENA tiene que buscar a un candidato joven, a alguien que no tenga cola que le pateen. A alguien que, de preferencia, no haya tenido vínculos cercanos con el partido en el pasado ni como militante ni como financista. De esa manera pudiera empezar un borrón y cuenta nueva con todos los salvadoreños que nunca considerarían votar por ARENA de otra manera.

El FMLN lo logró cuando postuló a Mauricio Funes a la presidencia, y lo está haciendo otra vez con el alcalde de San Salvador. Para las elecciones recién pasadas, mucha gente que nunca hubiera considerado votar por el FMLN, lo hizo porque el candidato no tenía vínculos con el FMLN. Era una cara nueva, su familia no fundó el partido ni lo financia. La estrategia les funcionó perfectamente y va a continuarles funcionando, pues estas figuras, al no estar vinculadas con el partido, se vuelven inmunes a los errores que comete el gobierno. 

Insisto, ARENA debería de ser un partido pensado para los salvadoreños y no para los areneros. Si empezaran a pensar así, les aseguro que por lo menos la mitad de los aspirantes a dirigir el COENA desistieran. Hay varias personas que, aunque son populares dentro del partido, se han convertido en tóxicos para el resto de El Salvador. No estoy diciendo que su trabajo sea necesariamente malo o que no merecen la posición, lo que estoy diciendo es que a pesar de poder hacer un buen trabajo, la percepción de la ciudadanía es diferente. Y muchas veces en la política, como en la vida, la percepción se convierte en la realidad. 

*Emprendedor salvadoreño.
@aatanacio