Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nuevamente héroes: Los "cinco magníficos"

Debemos dar gracias al Altísimo por tener en la Sala de lo Constitucional un conjunto de cinco honestos magistrados que la conforman (denominados por los salvadoreños, justamente, "los cinco magníficos") porque jamás, que yo recuerde, en nuestra historia de corruptelas, ilegalidades, atropellos y desafueros contra la Constitución, existió un grupo donde fueran al unísono, acordes en beneficiar al pueblo y no a propios intereses político-personales. Tener un elenco de honrados solícitos funcionarios constitucionales, tan homogéneo en sus decisiones y trabajando tan desinteresadamente cumpliendo con los mandatos vigentes, es un lujo que debe aquilatarse en medio de la actual corrupción de ambiciones políticas. Tengo muchísimos queridos amigos abogados, íntegros, honorables y ecuánimes expresidentes del Órgano Judicial --y por supuesto Sala Constitucional--, pero reunir en ésta, como ahora, a funcionarios juristas fusionados en el mismo pensamiento de defender a rajatabla las leyes patrias dictadas para favorecer al conglomerado, no lo recuerdo.

Los "cinco magníficos" son verdadera bendición entre todas las fatalidades que padecemos con, la violencia descontrolada en guerra declarada por las maras, que dada la inseguridad que provoca, impide la inversión tan necesaria para sacarnos del estancamiento y regresión económica; la corrupción de políticos del gobierno que se enriquecen aprovechando sus puestos, como el caso de aquél que nomás llegar al puesto, de calzar suelas rotas pasó a terrateniente hasta de proyectos residenciales, siendo amparado por sus cuates partidarios del organismo del cual se siente dueño y rey. Esos que lucharon una guerra, supuestamente para erradicar la pobreza que abate desde siempre a la población salvadoreña a causa de regímenes egoístas-corruptos que vienen desde antaño, están haciendo exactamente lo mismo que censuraban, habiendo usado esa censura como bandera para engancharse a sus ingenuos combatientes, ahora desplazados y sin petate, y de los que ya ni se acuerdan.

El negarse el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) a investigar al presidente del Congreso por las obvias transgresiones que le endilgan sus acusadores, comprueba la innegable corrupción existente en el gobierno, evidenciándose igualmente corruptos a esos del TEG, como a diputados del FMLN que arropan a su presidente, vislumbrándose que no tardan en dar ellos mismos el zarpazo, como acostumbra todo líder de país chavista-comunista-Siglo XXI, volviéndose acaudalados.

Pero volviendo a los "cinco magníficos", el dictamen de abrir las urnas de San Salvador ha sentado maravilloso precedente, siendo la culminación del máximo compromiso al acatamiento de protección y recuperación del Estado de Derecho fallido en el pasado sufragio, buscando con esa sentencia la equitativa justa defensa de cada voto ciudadano.

Debe tenerse claro, que la ciudadanía para los partidos solo somos valiosos en la campaña y día electoral. El resto del tiempo no significamos nada, repartiéndose las jugosas tajadas políticas sin ningún empacho, comprando a cuanto diputado les conviene para alcanzar sus metas de edificar nuevas fortunas desde el Estado.

Mientras escribo estas líneas, veo cómo el presidente del TSE, muy desafiante como títere movido por las cuerdas de su cúpula partidaria, FMLN, dijo que no acatará el fallo de la Sala Constitucional. Comprobamos así que ciudadanía, leyes y fallos, al gobierno actual le valen queso. Actitud propia de países de corte marxista donde supuestamente rige la dictadura de lo que ellos llaman "del proletariado" que significa falsamente "obreros", pues si vemos en Cuba, Venezuela, etc., esa dictadura "obrera" la ejercen los cuatro gatos cabecillas que se apoderaron del Estado, volviéndose archimillonarios con la consecuente mísera-pobreza y hambre de sus pueblos.

*Columnista de El Diario de Hoy.