Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nuestro legado en la lucha contra la pobreza está en la educación

El papa Francisco, cuando se desempeñaba como cardenal sostuvo una entrevista en la que expresó la siguiente frase: "La educación es la gran solución de este problema (la pobreza). Debemos enseñar a la gente cómo salvar su alma, pero también enseñémosle a evitar la pobreza y no permitir que el gobierno los conduzca a ese penoso estado."

Estas palabras son las que tratamos de hacer realidad, en la medida de nuestras competencias, a partir del trabajo que realizamos con un promedio de 600 niños que atendemos cada año en nuestros Centros de Desarrollo Infantil.

En la alcaldía estamos conscientes del valor de la educación para nuestros niños. Como padre, sé que la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es educarlos con principios, valores y prepararlos para la vida.

Esta administración, al ir de la mano con los ciudadanos, sabe que los niños son lo más valioso de las familias capitalinas y, por eso, nos sumamos con gusto para dar nuestro aporte en la etapa de parvularia, en la que ellos tienen una gran capacidad de absorber conocimientos.

Juan Jacobo Rousseau, un filósofo que nació en Suiza, expresó claramente la gran misión que tiene la familia en la formación de las futuras generaciones al afirmar que "un buen padre vale por cien maestros".

Sabemos que nuestra labor al frente de la municipalidad, es sumarnos a un grupo selecto de actores que acompañan a los padres en esta noble labor de educar a los hijos, y por ello estamos mejorando nuestra oferta educativa.

Algunos de los logros que esta administración puede mostrar con orgullo, porque se ha trabajado con responsabilidad, es la remodelación y mejora de los centros que ya encontramos y la construcción de dos nuevos CDI, uno en la Terminal de Occidente y otro que está en edificación en el Mercado La Tiendona, con el apoyo del gobierno de Israel.

En siete de los CDI, siempre con la cooperación internacional, habilitamos centros de cómputo para introducir a nuestros niños en las tecnologías de la información.

Al mismo tiempo, nos encontramos en un proceso paulatino de implementación del Método Montessori para apoyar la formación de nuestros niños. Ya se trabaja así en cuatro CDI y, para el próximo año, la buena noticia es para las usuarias del Mercado San Miguelito, cuyos hijos se beneficiarán de esta metodología.

Jamás debemos perder de vista que la escuela, la iglesia y muchas otras instituciones con las cuales nuestros hijos entrarán en contacto a lo largo de su vida son nada más complemento al trabajo que realizamos como padres.

Somos nosotros con nuestros ejemplos, quienes vamos a inculcar en nuestros hijos los valores y principios éticos y morales que les llevarán a ser personas de bien.

Y lo más importante, serán nuestros actos los que más influyan en su crecimiento moral. Un militar inglés, de nombre Baden Powell, fundador del Movimiento Scout dijo que "el niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen"; por tal motivo él insistía en que lo más importante es que prediquemos con el ejemplo.

Nuestros niños son lo más valioso que tenemos, serán nuestra fuente de alegría y el mayor aliciente para trabajar en la construcción de un mundo mejor.

Con sus palabras el papa Francisco nos plantea un reto y afirma que "la pobreza se ha convertido en una condición natural y ello es suficientemente malo. Mi tarea es evitar el agravamiento de tal condición. Las ideologías que fabrican más pobreza deben ser denunciadas."

No tenemos que condenarnos a nosotros mismos ni a nuestras familias a vivir en pobreza eterna, hagamos realidad las palabras del papa Francisco y trabajemos todos los días para educar a nuestros niños, a fin de que, en el futuro, tengan la posibilidad de mejorar no sólo sus condiciones de vida sino también dar su aporte para la construcción de un mejor país.

*Alcalde de San Salvador.