Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Navidad nos recuerda la cercanía de Dios

La Navidad está a las puertas. El "Amor de Dios" se hace presente una vez más en nuestra historia. Es la fiesta universal que celebran creyentes y no creyentes, cada cual a su manera. Para los que somos cristianos "Navidad" es una acción salvadora de Dios. Nos recuerda la humildad de María que cree y obedece a la voluntad de Dios; nos recuerda a José, que supo escuchar a Dios; nos recuerda la cercanía de Dios al hombre.

Sabemos que el misterio cumbre de nuestra fe es la Resurrección de Cristo, pero el inicio de este Misterio, es el Nacimiento del Mesías. Navidad nos llena de alegría, amor y esperanza. Es algo divino y humano. La eternidad se hace historia y vive entre nosotros.

El Papa Francisco en uno de sus mensajes para esta Navidad nos dice: La "Navidad" eres tú cuando decides nacer de nuevo, el "pino", eres tú cuando resistes a los vientos y dificultades de la vida, la "campana" eres tú cuando congregas y unes, la " luz" eres tú cuando iluminas con tu vida el camino de los demás, el "ángel eres tú cuando cantas al mundo mensajes de paz, de justicia y de amor, la "estrella" eres tú cuando conduces a alguien al encuentro con Dios, el "regalo" eres tú cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano. La "felicitación" de Navidad eres tú cuando perdonas y restableces la paz, aún cuando sufras. Tú eres la "noche" de Navidad cuando recibes en el silencio de esa noche al Salvador del mundo sin ruidos ni grandes celebraciones".

Jesús nació en la pobreza para enseñarnos que la felicidad no se encuentra en la abundancia de cosas. Lastimosamente en este mundo existe una multitud que vive en la miseria y sólo conoce el sufrimiento. Me llama mucho la atención lo que dice la Madre Teresa de Calcuta: "No conocer a Cristo" es la primera pobreza de los pueblos". La pobreza moral se hace también evidente por la abundancia de guerras, injusticias y estructuras de pecado a diversos niveles. La crisis económica que afecta a muchos países del mundo les aleja de la esperanza de un futuro mejor.

Lo bueno es que no todo es negativo. El Papa también nos ha dicho: " el mundo nos presenta motivos de tristeza, pero también muchos motivos de alegría, o sea las semillas vida, verdad y amor, muchas veces silenciosas, que las personas de buena voluntad cultivan en todos los rincones del planeta construyendo el Reino de Dios. La humanidad busca un camino de renovación, de salvación, busca un Salvador y espera la llegada del Señor para que renueve el mundo y nuestra vida. Este salvador es Cristo el Mesías, el único Redentor verdadero del hombre. Sería una pena que de nosotros se dijera: "Vino a los suyos y los suyos no le recibieron", o lo que le pasó a María y José que andaban buscando una casa para dar a luz, y no había sitio en ninguna.

La Navidad se acerca, rechacemos el falso espíritu que muchas veces nos envuelve en el materialismo y la superficialidad que nos hacen olvidar, que la felicidad se encuentra en Dios y en el amor que profesemos a los semejantes. Navidad es mucho más que fiestas y regalos. Navidad es el "Amor de Dios" entre nosotros. Felices Fiestas de Navidad.

*Sacerdote salesiano.