Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El momento de ser y parecer

Los resultados de las elecciones 2015 han sido interpretados por muchos como que "el pueblo salvadoreño ha dado el mensaje a las fuerza políticas que deben ponerse de acuerdo". Mi lectura en cambio es otra, para el fmln el mensaje es que no se desea un país comunista ni socialista, sino uno del tipo socialdemócrata o socio-liberal, que consiste en un Estado democrático liberal presidido por un partido socialdemócrata electo por sufragio y que no persigue necesariamente el desarrollo del socialismo, el Estado no está obligado constitucionalmente a una eventual transición al comunismo. La opresión del comunismo es muy dura, semejante al fascismo y nacismo.

Para ARENA, el mensaje es que el modelo liberal o neo-liberal no ha logrado una distribución óptima de la riqueza producida en el país, que la pobreza no se ha reducido con la celeridad necesaria para que la inmensa mayoría de salvadoreños disfruten de un mayor bienestar, en un estado de libertades plenas y derechos, "el rebalse" se dio pero no alcanzó para todos, al parecer es necesario la mayor participación de un Estado honesto para contribuir al bienestar general.

Para los otros partidos políticos, ya basta de navegar en la dirección que les conviene a sus dirigentes y que se preocupen sinceramente por los salvadoreños, llegó el momento de ser y parecer.

Todos deben entender que es saludable para la democracia, una mayor independencia de los tres poderes del Estado, pero que contribuyan para que el país sea gobernable; así como una des-partidización, honestidad y eficiencia de todas las instituciones con elecciones de segundo grado. Aquel partido que entienda mejor este mensaje y actúe acorde a una correcta interpretación, será quien gobernará mejor este país.

Escuché decir, muy sabiamente, a uno de los nuevos alcaldes electos lo siguiente: "ahora que los votantes nos han permitido gobernar nuevamente este municipio, tenemos mayores responsabilidades y también mayores compromisos". También escuché decir al presidente de uno de los partidos políticos que "ahora que somos la mayor fuerza política de El Salvador, es una oportunidad que no debemos desaprovechar". Otro secretario general de un partido dijo: "con nuestros aliados en la Asamblea perseguiremos obtener la presidencia de ese órgano". Por lo que dicen y hacen serán juzgados, Llegó el momento de ser y parecer.

Más allá de dar mi voto el pasado marzo, entrego ahora tres propuestas estratégicas para incorporarlas en proyectos de nación: 1. Fusionar municipios en el territorio nacional, esto permitirá optimizar los recursos y administraciones locales; se tiene 262 municipios con sus respectivos concejos, algunos de ellos sin capacidad de colectar suficiente dinero. 2. Reducir el número de diputados, de 84 a 70, para disminuir el gasto en la Asamblea, así como gastos de viaje, las propuestas de viajes deben originarse en las comisiones y ser aprobadas en el pleno por la mitad más uno. 3. Autorizar la lectura de la Biblia en las escuelas, no es posible que en un país mayoritariamente cristiano, los diputados se opongan a enseñanzas de valores morales cristianas a niños y jóvenes, en detrimento de las buenas relaciones sociales y familiares, y en beneficio a la violencia. Llegó el momento de ser y parecer.

*Economista y militar retirado. Colaborador de El Diario de Hoy.