Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La mies es mucha, los obreros son pocos

La Iglesia Católica está celebrando la "Jornada Mundial de las Misiones", el "DOMUND". La iglesia es misionera por naturaleza, evangelizar es su razón de ser. La humanidad está sedienta de Dios y se necesitan obreros en la viña del Señor. Frente a esta realidad, Cristo mismo nos dice: "Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies" (Lc 10, 2-3)). El anuncio de la salvación es una tarea permanente que no podemos evadir. El apóstol Pablo es muy claro cuando dice "Ay de mí si no evangelizo". Una iglesia que no evangeliza, que renuncia a ser instrumento de la conversión de los no creyentes, traiciona a Cristo. La iglesia para cumplir con su misión utiliza todos los medios a su alcance: La palabra divina, la liturgia, los medios de comunicación social, las redes sociales, la promoción humana, y sobre todo, con el testimonio personal.

Según los datos del último "Anuario Estadístico del Vaticano", el mundo cuenta con 1.228 millones de católicos. Entre 2011 y 2012 se ha experimentado un aumento de 14 millones. En el 2013 se bautizaron 16 millones de niños y adultos. Los sacerdotes son 414.313 y los obispos 5132. Tanto obispos como sacerdotes han aumentado en número. Los diáconos permanentes en el mundo han aumentados de 1.350 unidades, alcanzando el número de 40.914. Los religiosos no sacerdotes son 55.085.

Los miembros de los institutos seculares masculinos son en total 713, los femeninos 24.564. Los misioneros laicos suman 381.722, y los catequistas 3.125.235. El número de seminaristas mayores, diocesanos y religiosos, también ha aumentado globalmente de 1.626 candidatos al sacerdocio y en total son 120.616. Los seminaristas menores, diocesanos y religiosos son 102.530. En el campo de la instrucción y la educación la iglesia administra en el mundo 71.482 escuelas infantiles, 94.411 escuelas primarias, 43.777 institutos secundarios y sigue a 2.494.111 alumnos de las escuelas superiores y a 3.039.684 estudiantes universitarios en diversos centros de la iglesia y de congregaciones religiosas.

Los números indican un aumento general, y esto es alentador, pero lo que más nos debe preocupar es el hecho de que existen millones de personas en el mundo, que han sido bautizadas pero no están evangelizadas. No basta con ser católico bautizado, o confirmado, es necesario conocer la persona de Cristo, vivir conforme sus enseñanzas y comprometerse con su iglesia.

En esta "Jornada Mundial de las Misiones" rezamos en forma especial por todos los misioneros: Obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y laicos que han dedicado sus vidas al anuncio del evangelio. Muchos de estos misioneros trabajan en situaciones difíciles, no solo por las situaciones políticas y sociales que se viven en muchas naciones, sino por lo difícil que es llevar la Palabra de Dios a los que no la conocen o a los que la han olvidado. Rezar, evangelizar, solidarizarse económicamente con los misioneros de lejos es bueno, pero sin olvidar que "la misión" empieza por casa y que no podemos ser luz de la calle y obscuridad de la casa. El Papa Francisco nos ha dicho: "Hoy en día todavía hay mucha gente que no conoce a Jesucristo". Muchos de ellos pueden ser nuestros amigos, vecinos o familiares. Ahí está nuestra misión, quizá estén cerca de nosotros pero lejos de Cristo.

*Sacerdote salesiano.