Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Mentiras aberrantes!

¡Cómo mienten para lograr sus perversos fines! ¿Con artimañas pretenden liberar a asesinas de sus hijos recién nacidos? ¿Con qué objeto?

Las feministas abortistas, en su nueva y retorcida estrategia, han lanzado una campaña internacional para legalizar el asesinato de niños no nacidos (y ahora los recién nacidos también) con argumentos engañosos, poco inteligentes y nada científicos, que consiguen impresionar por piedad a algunas personas incautas que desconocen los hechos o las leyes salvadoreñas.

Expongo esta estrategia al detalle:

a)-La campaña mentirosa y absurda:

En El Salvador hay 17 mujeres condenadas hasta a 40 años de cárcel por aborto espontáneo o involuntario. Solicitan un indulto para las 17.

b)-La agenda:

Legalizar el aborto sin restricciones por cualquier medio. No importa la edad del niño, no importan las circunstancias, no importa el método ni la crueldad utilizada, no importa nada más que el dizque derecho de una mujer a su propio cuerpo, aunque sea obvio que el cuerpo que lleva en su vientre, o que salió de su vientre al parir, es ajeno al suyo.

c)-El medio:

Engañar y manipular datos, cifras y emociones, montar una campaña con apoyo y fondos provenientes de la Internacional Abortista, y presionar al gobierno para que despenalice el aborto.

d)-Manipulación emocional:

17 mujeres de escasos recursos, poca escolaridad, fueron injustamente encarceladas por sufrir un "aborto involuntario".

LAS MENTIRAS:

1-"El parto de término, natural, es aborto espontáneo". ¡Ridículo! ¿Desde cuándo?

2-"Las penas por aborto alcanzan los 40 años de cárcel". Falso: Según el Código Penal las penas por aborto para las mujeres son de 2 a 8 años y para los abortistas pueden llegar hasta los 12 años.

3-"Las '17' están encarceladas por aborto". Falso: están condenadas por homicidio agravado y sus hijos recién nacidos, estaban "vivitos y coleando" cuando perdieron la vida en condiciones que indican que las mujeres sentenciadas tuvieron participación directa en la muerte de sus hijos.

Yo respondo:

¿Qué tiene que ver el aborto con estos casos? ¡Nada! Según la documentación, las "17" ocultaron el nacimiento de sus hijos. Sus pequeños cadáveres fueron escondidos o desechados. Expertos forenses determinaron que nacieron vivos y murieron asfixiados, estrangulados o lesionados. Dos víctimas sobrevivieron, una de ellas fue encontrada en una letrina.

Las abortistas y aliados, en un intento desesperado por encontrar nuevas causas para despenalizarlo, relacionan el aborto a las condenas de las "17" con una "lógica ilógica", al examinar sus argumentos.

Hago un llamado al periodismo serio y profesional para que no hagan eco a sus falsedades, tal como sucedió con el famoso caso "Beatriz". Algunos medios repetían la mentira abortista: "Beatriz" moriría porque la ley del aborto impedía una intervención médica que le salvara la vida.

La mentira se les desbarató cuando fue intervenida en su semana 27 de embarazo al presentarse complicaciones. Con tratamiento adecuado éstas no surgieron antes. No era necesario un aborto (antes de la semana 22). Se hizo lo correcto y nadie fue encarcelado.

Igualmente hago un llamado a los legisladores para que no los sorprendan con la propaganda, ni se dejen presionar, sino que investiguen los hechos a profundidad y analicen exhaustivamente cada caso presentado a fin de evitar la injusticia, ya sea contra alguna mujer, en caso de que exista algún error judicial, o falta de justicia hacia algún bebé que haya sido atrozmente asesinado.

*Colaboradora de El Diario de Hoy.