Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La mentira por la culata

Populismo (del barato), carburo, pura paja, pajaritos preñados….

…llámele como le llame, ¡ya basta!

La más reciente es la declaración de Óscar Ortiz, por asegurar ante las cámaras, que lo del Sitramss de choto "ni se me había ocurrido que podía interpretarse como estrategia electoral". ¡Sí, cómo no!

Esto es como cuando el diputado viajero fue a Palestina, tal si fuera paloma, a dar un mensaje de paz. ¡Lo que le encanta es chotear sin tener que pagar! Otra que nadie se traga es cuando nuestro expresidente juró haberse quebrado la cadera amarrándose los Bally. ¡Sí, cómo no!

¡Si ya no nos chupamos el pulgar señores!

Todos sabemos el gran laberinto en que se metió el gobierno del cambio con el mentado Sitramss, y el callejón sin salida en que se metería si no lo echan a andar antes de las elecciones de marzo. Pero como es imposible evitar gallos en una obra inconclusa, turbia y mal planificada, han decidido, en plena violación de la ley electoral, lanzar un "plan piloto" de choto, 60 días antes de un nuevo llamado a las urnas, con la esperanza de que al Sitramms regalado nadie le mire la muela podrida a la hora de votar.

Chanchullo, al igual que el bombardeo mediático de Funes en pleno día de las pasadas elecciones. Otra clara estrategia electoral populista, que usa nuestro dinero para engañar al pueblo. ¡Cuál de choto, si Regalado ya murió!

El "script" del Politburó ordena que cuando la cosa se pone peluda, es imperativo quedar bien con el proletariado implementando medidas supuestas a alivianarles el bolsillo. Agregar más miel, si las elecciones están a la vuelta de la esquina. Tened paciencia ¡ya pronto no habrán elecciones!

No importa que, como consecuencia de la ganga efímera de transporte, se sigan deteriorando carteras críticas como educación, seguridad y salud. Un gobierno responsable atiende, no juega con la necesidad de la gente, sin lógica ni razón.

Más enfermos sin medicinas, más escuelas en ruinas, más proveedores con "quedan" vencidos, más mareros, menos policías, más luto, más dolor. ¿Todo por un dulcito de transporte electoral? Ummmmm…

….Yo prefiero que me resuelvan en el Seguro, que saquemos mejor nota en la PAES, que paguen los uniformes a los sastres y la leche a los ganaderos, que no nos sigamos matando.

El gobierno nuevamente actuando sin responsabilidad, tapando el hoyo de un problema pero abriendo otras cárcavas que tanto castigan a la población.

Otra vez sacan los buses a pasear. En las elecciones del pasado 2 de febrero y 9 de marzo, los exhibieron frente a la Feria, centro de más urnas en el país, con la paja que no tenían dónde parquearlos.

Lástima que Óscar Ortiz se prestó a develar la "excelente" noticia, pues con semejante mentira, se cayó de mi moto. Antes le daba "ride" por ser de lo mejorcito que tiene la troika cuscatleca, al demostrar su capacidad en la ciudad de las colinas; ahora se fue en la chicahuita.

Qué suerte que a Juan Pueblo ya no le dan atol con el dedal. Menos de un minuto después de la cínica mentira, se soltó un hervor de rechazo en las redes sociales, y aquello sigue en plena ebullición. Por supuesto que vamos a aprovechar el "regalo" de Navidad de papá Ortiz, pero que se olvide de que así de fácil va a comprar nuestro voto.

Basta ya de jugar con las necesidades del pueblo. Basta ya de diputados pata de chucho. No más presidentes y vices pajeros.

Las mentiras, en las urnas, salen por la culata.

*Colaborador de El Diario de Hoy.

calinalfaro@gmail.com