Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La mentira oficial

Ya es hora que el pueblo conozca y rechace la mentira oficial y no consienta la manipulación de las palabras en temas determinantes para el desarrollo del país. Los salvadoreños no somos tan tontos como para seguir engañados

Recomendaba Joseph Stalin a los dirigentes del partido comunista: “De todos los monopolios que disfruta el Estado, ninguno es tan crucial como la definición de las palabras. El arma esencial para controlar el poder político, es el diccionario.” Y el gobierno del Frente está siguiendo fielmente esta recomendación, mediante la manipulación semántica en temas cruciales, y la repetición constante de la mentira oficial para distorsionar la realidad. Ejemplos recientes:

EL PRESUPUESTO: “El presupuesto para 2016 está efectiva y razonablemente equilibrado y responde a las prioridades del Plan Quinquenal, siendo una herramienta para el desarrollo económico del país.” “Siempre se aprueban presupuestos donde el total de la deuda pública no está contemplada y siempre hay necesidad de bonos para realizar otros proyectos”. Según prestigiosos economistas, el presupuesto 2016 está tan desfasado como el de 2015, al calcular un crecimiento de 2.9%, aunque los datos del BCR lo estiman en 2.6% y el FMI ya advirtió sobre la gravedad de esta situación.

EL IPSFA QUEBRADO: “El Presidente ya dio el aval para que Hacienda apalanque las finanzas del IPSFA, con $32 ó $35 millones anuales, para el pago de pensiones de 28 mil militares jubilados”. Mientras el ministro Cáceres insiste en que no hay fondos, busca desesperadamente más impuestos o la aprobación de $900 millones porque no le alcanza el pisto para terminar el año. Pero insisten en que el presupuesto de 2015 no estaba desfinanciado.

MÁS IMPUESTOS: “No hay marcha atrás sobre la contribución especial del 10% a las telecomunicaciones, porque de algún lugar deberán salir los fondos para financiar la seguridad”, dijo el presidente, cuando en cada show sabatino arremete contra los empresarios y la oposición, por oponerse a los programas sociales, aunque es obvio que el 36.7% de la población más pobre sería afectada por el tributo por usar el celular.

PUERTO LA UNIÓN: “No prometo concesionar el Puerto La Unión, pero es nuestro compromiso echarlo a andar” ¿Cómo? “No priorizamos contratación directa, pero cualquier opción debe tener un mecanismo transparente.” “Estamos tratando de establecer el mejor sistema de negocio público-privado que permita arrancar el Puerto en julio”. Los mismos argumentos con que el FMLN rechazó la concesión del puerto a importantes empresas interesadas, defendiendo la soberanía pues el privado tendría mayores ganancias, aunque el Estado carece de la experiencia y los recursos para un proyecto de tal envergadura.

AMPLIACIÓN DEL AEROPUERTO: “ USA retira el apoyo técnico para la ampliación del aeropuerto, porque nuestros objetivos no están alineados a los de CEPA”. “Había la idea de un asocio público-privado, pero si el aeropuerto es rentable, podemos hacerlo solos”. “No era conveniente un asocio público privado. No nos salía la cuenta por no ser beneficioso para el Estado.” El costo de dicha ampliación sería de $492 millones y CEPA cuenta únicamente con $19 millones. 

REFORMA AL SISTEMA DE PENSIONES: “Las AFP en estos años han ganado $252 millones, con rentabilidad del 52% mientras los bancos ganan el 15%”. Discurso para desprestigiar el sistema privado y convencer a los sindicatos que al apropiarse el gobierno del dinero de los ahorrantes, permitirá a todos acceder a una pensión digna en su vejez. Aunque lo que el Ministro busca es aliviar el grave problema fiscal, producto de la pésima administración de los recursos del Estado, de la corrupción y del despilfarro.

Ya es hora que el pueblo conozca y rechace la mentira oficial y no consienta la manipulación de las palabras en temas determinantes para el desarrollo del país. Los salvadoreños no somos tan tontos como para seguir engañados.


*Columnista de El Diario de Hoy.