Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La mentira avanza pero la verdad la alcanza

tema del momento El aborto es un negocio atroz que mata al inocente, daña física y emocionalmente a la mujer. Seguiremos luchando por los derechos humanos de todos los salvadoreños, en contra de este mal que cobra millones de vidas

La mentira avanza pero la verdad la alcanza

La mentira avanza pero la verdad la alcanza

La mentira avanza pero la verdad la alcanza

Nuevamente se demuestra que los abortistas basan su agenda en mentiras. Ya salió a luz toda la verdad pero insisten en engañar.

La bebé de Beatriz, vivió cinco horas, sin embargo en tan poco tiempo logró mucho más de lo que muchos hacemos en una larga vida: Tocó el corazón de personas alrededor del mundo que han defendido su derecho a nacer y va a lograr salvar a muchos bebés no nacidos. Su nacimiento demostró que su madre nunca necesitó un aborto, le hicieron una cesárea y Beatriz está bien. También comprobó que nunca es necesario sacrificar al bebé para salvar la vida de la madre.

Un aborto hubiera sido mucho más peligroso para Beatriz que la cesárea. Los médicos, héroes de perinatología, excepto el que sigue insistiendo en que hubiera sido mejor matar a la niña, hicieron lo ético: luchar por sus dos pacientes. Su profesionalismo y ética se destacaron brindando la mejor atención posible resguardando ambas vidas. La niña nació viva y entera, no la arrancaron violentamente del vientre de su madre como pedían los abortistas.

Demostró que las leyes de un país defensor del derecho a la vida de todo sus ciudadanos, permite a los médicos actuar correctamente interviniendo con un parto prematuro cuando hay complicaciones en un embarazo, sacando el niño entero, no en pedazos. Beatriz tuvo una cesárea prematura anterior por problemas y tampoco se necesitó legalizar la sangrienta industria del aborto.

Aunque no se han dado argumentos religiosos sino sólo pruebas científicas, los abortistas al no tener argumentos válidos, atacan a los cristianos y siguen engañando. Los médicos desde el inicio dijeron que su lupus estaba inactivo y que no tenía insuficiencia renal, contrario a lo que repiten los proaborto. Aunque no les guste, ganaron el derecho a la vida y la verdad.

La Fundación Sí a la Vida reitera todo el apoyo que le ofrecimos desde el principio a Beatriz. Muchos médicos ofrecieron atenderla gratuitamente. También hay ofrecimientos de ayuda internacional de organizaciones formadas por padres de familias que han pasado por situaciones parecidas. Una madre que también tuvo un bebé anencéfalo desea pagar los gastos del entierro de la bebé.

Los ataques internacionales de abortistas han aumentado por este fracaso, con el fin de presionar a nuestro país a que permita el mal llamado aborto "terapéutico" --que es la apertura para que se legalice totalmente el aborto por libre demanda, tal como ha sucedido en muchos países-- los salvadoreños estamos orgullosos de dar de nuevo un ejemplo al mundo en la defensa del derecho a la vida de todo ser humano, incluyendo a los más pequeños, pobres, vulnerables e indefensos.

El aborto es un negocio atroz que mata al inocente, daña física y emocionalmente a la mujer. Seguiremos luchando por los derechos humanos de todos los salvadoreños, en contra de este mal que cobra millones de vidas alrededor el mundo. La violencia y la muerte nunca pueden ser la solución.

¡Gracias a los honorables Magistrados de Sala de lo Constitucional por decir Sí a la Vida!

Ahora termina la Asamblea General de la OEA en Guatemala en la que han presionado a nuestros gobiernos a que firmen unas convenciones jurídicamente vinculantes, que atentan contra nuestra Constitución, leyes, el derecho a la vida, la familia y valores humanos. Más de 40 organizaciones le pedimos por escrito al Presidente que no firme estos documentos y defienda nuestra soberanía. Esperamos su respuesta.

*Columnista de El Diario de Hoy.