Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

In memoriam Gloria Salguero Gross

El tiempo pasó y siempre te seguí, a veces de lejos, a veces de cerca, nunca me fallaste; como exalumna siempre cumpliste y no faltabas a la santa misa, a la comidita y a la bailadita del día de la exalumna, mujer integral en todos los aspectos

Nos conocimos hace unos 60 años, tú tenías ocho y una servidora catorce, estábamos juntas en el colegio de La Asunción, de Santa Ana. Lo que recuerdo más intensamente fue el día anterior al de tu primera comunión, el día más feliz de tu vida, tal como fuimos educadas. Me tocó estar con el grupo de las nuevas comulgantes, para colaborar con la  madre Enriqueta, mi querida tía, en el acompañamiento y preparación de ese hermoso e inolvidable día, y te recuerdo tan bien, con tus colochos rubios y tus ojitos intermitentes. Allí hicimos click para toda la vida, nos admiramos y respetamos como mujeres dignas, luchadoras, en pos de nobles ideales.

Muchas veces te invité a que vivieras un cursillo de cristiandad ya que los cursillos son para líderes y tú eras una líder en potencia, pero tus múltiples compromisos sociales,    familiares y políticos te impidieron tener ese encuentro personal con Dios nuestro Señor, pero sé, positivamente, que estabas y estás en los brazos de nuestro Padre. Simplemente era  un renovarse e impulsarse a ser cada día mejores personas.

El tiempo pasó y siempre te seguí, a veces de lejos, a veces de cerca, nunca me fallaste; como exalumna siempre cumpliste y no faltabas a la santa misa, a la comidita y a la bailadita del día de la exalumna, mujer integral en todos los aspectos de tu vida. Este año, gracias  a nuestro Dios fuiste invitada por Resvamusal (Rescatando Valores de la Mujer Salvadoreña ) a inaugurar  nuestro décimo congreso de la mujer, bajo el título: “Mujer, la crisis actual demanda tu liderazgo”. Fue justamente el domingo anterior a tu partida a la eternidad, lo hiciste con toda ilusión, responsabilidad, entusiasmo, experiencia, instando a las mujeres asistentes a que luchen por crecer cada día en todos los aspectos de la vida, que no se dejen manipular, que somos valiosas y así nos quiere Dios, sin orgullo, pero con dignidad, con humildad, con espíritu de servicio y comprometidas en la construcción de un mundo mejor, sobre todo en estos momentos por lo que atraviesa nuestro país. Somos el complemento del hombre para formar buenas familias, y si la familia está bien, el país estará bien, y si la familia esta mejor, el país estará mejor. Te luciste, querida Gloria en hacerlo, en decirlo, con aquella elegancia que te caracterizaba, pero siempre poniendo los puntos sobre las íes, nos comunicaste tus vivencias como mujer política, luchadora y guerrera, hasta nos confiaste asuntos particulares que no habías mencionado antes, según lo expresaste en algún momento. Gracias a Dios todo ello nos quedó grabado en nuestras mentes, nuestros corazones  y nuestra historia de Resvamusal. Felicidades Glorita, como te decían muchos, en nuestras oraciones y seguimiento de tus consejos y experiencias no te olvidaremos nunca. 

Estoy segura de que al estar en presencia del Juez Eterno, el que juzga con amor y no con egoísmo, el que perdona sin guardar rencor, el que ama  de manera incondicional, el que rechaza la corrupción, el que nos ayuda a buscar la salvación de nuestro país, le habrás dicho: “¡Presente, por la patria!”.
 


* Colaboradora de El Diario de Hoy.