Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Matemáticamente, sí es posible

El resultado de las elecciones pasadas, dejó perfectamente claras dos cosas: primero, que todo el voto duro y simpatizantes del FMLN salieron a votar obedientemente, sin importarles la calidad de sus candidatos y sin conocer ningún plan de trabajo; en segundo lugar, que una gran cantidad de votantes de derecha (más de 500,000) se quedaron cómodamente sin votar, alegando que no se sentían atraídos por las propuestas ni por los candidatos.

Los analistas y los mismos candidatos ya expusieron su acuerdo en que la falla se debió a las malas campañas proselitistas de ARENA, a una asquerosa guerra sucia del presidente de la República y al desinterés del TSE de invitar, informar y motivar al ciudadano para que llegara a votar. Bueno, puede haber un poco de eso o mucho de todo. Eso lo veremos más adelante.

La pregunta ahora es qué pasará ¿el resultado es definitivo para el FMLN o todavía existen posibilidades para ARENA? La respuesta es que matemáticamente hablando, ARENA tiene posibilidades fuertes de revertir esta situación y ganar hasta con un 3% de diferencia.

Revisemos lo sucedido y lo que ahora se puede vislumbrar.

De un total de casi 5 millones de votantes, solamente se presentó el 53 % a votar, habiendo resultado ganador en esta vuelta el partido FMLN con 1'302,462 votos (48,538 menos que los recibidos en 2009), seguido de ARENA con 1'039,275 votos (245,313 votos menos que en 2009) y el nuevo participante UNIDAD recibió 305,294 votos en total. Es fácil descubrir que los votos que perdió ARENA se fueron para UNIDAD y lo mismo le pasó al FMLN. En otras palabras, UNIDAD sólo sirvió para distraer la atención y dividir a los votantes de cada uno de los partidos tradicionales, restándole a ARENA 5 veces más votos que al FMLN; eso significa que invariablemente, el 80 % de votos que obtuvo UNIDAD son ciudadanos de derecha.

En la segunda vuelta, los votos de UNIDAD pueden ser recuperados, acumulando ARENA 1'284,275 votos y el FMLN 1'354.00 igual que en el 2009. Quedarían perdidos 11,758 votos.

Por otra parte, lo más interesante está en los más de 2 millones de ciudadanos que se abstuvieron de votar y que para esta segunda ronda, lo más lógico es que tampoco llegarán todos.

Asumamos entonces que se repite al menos, la misma afluencia del 2009 que fue del 63 % y eso nos arroja 483,442 personas más que irán a votar, menos de la mitad de los abstencionistas y esto sí es bien realista. La gran oportunidad de ARENA es que la enorme mayoría de ellos son de derecha o son anti-izquierda, pues ya conocemos cuántos son los votos duros y de simpatizantes del FMLN. Aún así, si de ese total de votantes se reparten en 66 % para ARENA y 33 % para el FMLN, el escrutinio final quedaría: ARENA 1'602,581 votos (51.4 %) y el FMLN 1'513,844 votos (48.6 %), coincidiendo con los pronósticos de encuestas que se publicaron a mediados de enero.

Matemáticamente, es posible revertir la situación actual y ganar en 2ª vuelta. Pero aunque los números sean infalibles, las personas no lo son y todo dependerá también de cómo se manejará la campaña y las estrategias para las próximas cuatro semanas. Especial cuidado debe tenerse en lo siguiente:

a) Desarrollar una campaña que pida claramente y con toda sinceridad, el voto a todos los ciudadanos de derecha; b) Estos mensajes deben estar respaldados por personas de los diferentes sectores y estratos, dirigiendo un llamado a sus ciudadanos a votar específicamente, por la derecha; c) Agotar todos los recursos para evitar que el presidente Funes siga violando la ley haciendo guerra sucia y proselitista y d) Asegurarse y retar al TSE a que demuestre imparcialidad y efectividad en la supervisión del cumplimiento de la ley, empezando por poner en orden y control a las matonerías y abusos de miembros del FMLN, destacados en las meses de votos.

Obviamente habrá que denunciar públicamente ante las misiones internacionales y pedir la participación de los observadores internacionales, de la sociedad civil, de los gremios y asociaciones serias, de la iglesia católica y de las iglesias protestantes de respeto, para que se manifiesten a favor de favorecer y proteger a todos los ciudadanos que vayan a votar.

El camino está complicado, pero el gane de la derecha es muy posible.

Mientras tanto, el FMLN seguirá repartiendo dinero, haciendo alianzas raras, desprestigiando a ARENA, escondiendo a su candidato y mostrando triunfalismo ante todos. Eso puede ser su más grande error.

Dios sabe cómo aplica su voluntad y ahora nos da otra oportunidad para despertar y sacar lo mejor de nosotros.