Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más le vale a ARENA…

Según la mayoría de las encuestas (de alta credibilidad), al pasar a segunda vuelta Norman Quijano puede convertirse en el próximo presidente de la República. Es decir, es posible que el país regrese a ser gobernado por ARENA. Tanto así que hoy el Presidente Funes está pidiendo un decreto para proteger sus proyectos, lo cual demuestra cierta debilidad o desconfianza de un posible gane del partido oficial o sus aliados.

Partiendo con esta situación y que no hayan cambios radicales (que se pueden dar en cualquier minuto), ARENA tendrá que enfrentar algunos retos. Pero el reto más grande de todos, y muchos estaremos pendientes de esto, es que cumplan su palabra en caso de regresar al poder.

De acuerdo a la publicidad, con Norman Quijano en el poder va a disminuir la delincuencia, va a haber mayor transparencia en el gobierno, la economía va a crecer, las inversiones se van a multiplicar y los corruptos serán perseguidos. Pues más les vale que cumplan con su palabra si llegan al poder… el partido principal opositor, ARENA, debe tener cuidado con lo que promete y dice. Al menos que quieran que existan bromas en un futuro como la famosa "fábrica de empleos" del actual gobierno.

Hay una cosa en particular que me inquieta de Norman Quijano, y fue el discurso que mantuvo la noche y días siguientes, luego de que fuera elegido como alcalde de San Salvador. Es incuestionable que el levantón que pegó ARENA en las últimas elecciones fue por la buena gestión que tuvo el alcalde Quijano en San Salvador, o por lo menos en comparación a la pésima administración de Violeta Menjívar, hoy vice-ministra de Salud.

El entonces recién elegido alcalde a principios del año pasado, en el evento de celebración, dijo ante todos sus correligionarios y medios de comunicación cómo gran parte del caudal de votos que recibió ARENA, especialmente en la zona metropolitana, era en resumidas cuentas un voto de confianza por Norman Quijano (era cierto). El día siguiente estuvo en un programa de televisión en la noche, donde dijo que definitivamente era a él que le tocaba ser el próximo candidato presidencial de ARENA, debido a que se podía ver cómo las elecciones pasadas comprobaban que Norman Quijano era en sí, los votos de ARENA.

Lo anterior es cierto incuestionablemente (lo de los votos), pero en la política la forma como se dicen las cosas es tan importante como el fondo. Las cualidades que le reconoce el público a Quijano son de ser un hombre trabajador, honesto y de carácter. Sin embargo, regresando a la "manera" o las "palabras" que escogió, me recuerdan solamente a una cosa.

Es importante aclarar que no estoy acusando a Norman Quijano de ser parte del bando de Saca, en lo más mínimo. A lo que me refiero es que me trajo a la mente la última vez que escuché una oración similar en una campaña electoral cuando sonó "Un voto por ARENA es un voto por Tony Saca".

Lo que debería comprobar Quijano en estos momentos es cómo nos podemos asegurar que su gobierno va tener las cualidades positivas de los gobiernos de ARENA y no sus defectos, especialmente esos que te hacen perder las prioridades de tu pueblo cuando se te sube el poder. Esto puede llevar a actitudes arrogantes como alguien conocido (adivinen quién) nos ha acostumbrado, a tal cinismo donde se llega a referir a sí mismo en tercera persona (adivinen quién).

Si ARENA gana las próximas elecciones, debe comprobar que su ejemplo habla más que sus palabras, sino dudablemente volverá a tener un sexto gobierno, en caso de ganar estas elecciones.