Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más soluciones y menos problemas

Se pudiera decir con un alto nivel de confianza que a la mayoría de las personas nos toca trabajar en equipo, ya sea en servicio social, en la comunidad, en la iglesia, trabajo o incluso hasta para preparar la comida necesaria para ir a pasar un día a la playa durante una vacación. Sin embargo, siempre están algunas personas que son las que lideran los equipos, ya sea por default o por algún liderazgo natural, son los que usualmente terminan tomando las decisiones.

Cada persona usualmente tiene algún tipo de responsabilidad, ya sea sencilla o compleja, si no cumple con lo que le toca, afecta al resto del equipo. Es por eso que dicen que "una cadena es tan fuerte como la más débil de sus argollas". Es decir, una cadena sólo puede sostener algo si todas las argollas están cumpliendo con su labor, pero si una falla, se rompe y se cae todo.

Un problema común que surge cuando se trabaja en equipo es cuando una persona trae más problemas que soluciones a la mesa. Esto no quiere decir necesariamente que esta persona causa los problemas, sino que solamente tiene la capacidad o la voluntad para descifrar estos problemas, pero no buscar y presentar posibles soluciones. A medida va creciendo el equipo, estas personas usualmente van siendo relegadas por aquellas que presentan más soluciones que problemas, por aquellas que encuentran oportunidades en las crisis.

Lo anterior no se debe confundir con no hacer un análisis de la realidad, identificar los problemas, pues si no se conocen las debilidades difícilmente se podrán trabajar para convertirlas en fortalezas. Esto quiere decir que la única intención de criticar y analizar debe ser siempre el buscar soluciones, no el debilitamiento del contrincante. Si no se tiene una actitud constructiva, especialmente en un país, al buscar criticar sólo por criticar al adversario, el país es el que sale dañado.

Es por eso que próximamente MedioLleno.sv lanzará por tercer vez en cuatro años, un evento donde lo más importante son las propuestas y no las críticas. Para los que conformamos este medio de comunicación para jóvenes, esto es hacerle honor al nombre. Desde su fundación, estábamos claro que nuestra labor tampoco sería solamente ver las cosas positivas de nuestro país, sino criticar y analizar la realidad (duramente), pero toda crítica siempre iría acompañada por una propuesta.

Al final del evento los jóvenes presentan a los líderes más influyentes del país sus propuestas y no sus críticas a sus gestiones. Por este hecho en años anteriores se nos ha criticado por ser "muy suaves" con los políticos y líderes de nuestro país. Se nos ha dicho que los jóvenes tenemos una oportunidad para decirles en la cara todo lo que nos molesta a quienes nos gobiernan. Pero aquellos que hacen esas críticas no han entendido el mismo fin del MedioLlénate.

Desde nuestro punto de vista, la oportunidad real que tenemos es presentar a nuestros líderes propuestas y no problemas. Si nos equivocamos, al fin y al cabo, como nueva generación tenemos derecho a cometer nuevos errores pero no a cometer los mismos, así que tomaremos el riesgo de volver a proponer y no solamente a criticar.

A propósito no he explicado más en esta columna sobre qué es el MedioLlénate, pues esta próxima semana haremos pública toda la información al respecto en MedioLleno.sv. ¡Pendientes!

*Lic. en Ecomomía.

Columnista de El Diario de Hoy.

twitter:@SergioTotoR