Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más reflexiones 2015

Más desapercibido, pero me llamó la atención, por ser una medida cosmética, fue el cambio en el estribillo del himno de ARENA, de “El Salvador, será la tumba, donde los rojos terminarán”

En las presidenciables 2015, además del punto final a una docena de años de Kirchnerismo, sorprendió el reenganche del inglés David Cameron, como otro claro ejemplo que tiene más peso la política económica que la ideología popular. La gran interrogante 2016, es el aparente “Brexit” de la unión europea. ¿Usted qué opina?

Otro reenganche 2015, contra todo pronóstico, fue el del “hawk” Netanyahu, quien permanecerá en su nido en el Knesset israelí. Solo volará en misión oficial, como cuando se auto invitó al congreso gringo, en busca de apoyo para frenar al ayatollah.

Obama superó la falta de diplomacia de su contraparte judío, y se pone las pilas para finalmente convencer a Irán que se “chilee”. De inmediato, la aguja del radiador nuclear de don mundo, abandona la zona roja. Ojalá permanezca ahí.

El mercurio si subió a niveles históricos, culpa del mentado niño, que ya anunció que en el 2016 seguirá amolando. Subió y de repente bajó, disparó lluvias torrenciales, sequías, maldición. ¡Menos mal que es niño!

El cipote sacó de quicios al Calbuco de Chile, al Fuego de Guate y al Momotombo de Nicaragua. ¡Qué bien que el Chapa de San Miguel no se mosqueó!

Quemó cosechas enteras de maíz y frijol, precipitó avalanchas mortales en el Everest, atacó con mareas cargadas de piedra; nos castigó con un rarísimo fenómeno, el “Polvo del Sahara”, que además de alborotar “la calor”, despertó el ingenio cuscatleco, al aparecer un motel con ese nombre.

Hablando de Cuscatlán, me detengo ante una pieza importante del rompecabezas 2015: la beatificación de monseñor Romero 35 años después de que fue acribillado, mafia style, frente al altar. Pieza opacada por el intento de jalar agua para el molino de personajes que nunca se han hincado. “Estamos jelices por la beatificación de monjeñor Roja Chávez”, otro lapsus mental de nuestro presidente. 

Otro día de asueto en el que se lucieron con el montaje y la sagrada ceremonia en El Salvador del Mundo.

Otro que se lució todo el año, fue el actual gobernador de nuestra capital. Gobernador, y no alcalde, pues su primera acción fue cambiar el escudo, de 72 años, obra del pintor José Mejía Vides, firmando la nueva ilustración bélica con Gobierno de San Salvador.

Con su visión puesta en algo más grande, su majestad invadió los medios con millonarias campañas de supuestos logros, y las redes sociales con un ejército de trolls, sembradores de veneno y compradores de likes. 

Más desapercibido, pero me llamó la atención, por ser una medida cosmética, fue el cambio en el estribillo del himno de ARENA, de “El Salvador, será la tumba, donde los rojos terminarán”, por “El Salvador será la tierra donde su pueblo progresará”. Señores, pero si ya vimos que no se puede progresar con los rojos.

Solo vimos pasar movimientos telúricos financieros, pero las chirilucas generadoras de empleo no se asomaron. Canastadas de billones: Kraft/Heinz, AB-InBev /SAB Miller, Marriott / Starwood y Pfizer/Allegran.

Fuimos testigos de GAFA, los pilares de la nueva economía: Google, Amazon, Facebook y Apple. Vimos como la manzana de Apple, le quita la corona al tigre de Exxon, y se convierte en la empresa más rentable del planeta, con ganancias astronómicas, en el orden de mil millones por semana. 

También fuimos testigos del desplome del 45 % en el precio del barril (de $ 65 a $ 36), culpa del enfriamiento del motor BRIC (Brasil, Rusia, India y China), y por la eficiencia gringa en extraer gas natural por medio del fracking. Si no lo creen, pregúntenle a mi cuñado, geólogo de vasta experiencia. 

Alivio en la bomba: De casi $5 que, en el 2014, pagamos por galón todo el 2015 pagamos menos de $3. Pero no hay bien que por mal no venga: Malditas trabazones. 


*Colaborador de El Diario de Hoy. 
calinalfaro@gmail.com