Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Más calor o más frío?

Dos lectores me enviaron muy ufanos, en apoyo al calentamiento global, la noticia de que el 15 de julio de este año había sido el día más caluroso de todos los tiempos 

Todavía hay lectores que me dan lata  tratando de convencerme del Cambio Climático, escribiéndome todos los dogmas y falsas razones del calentamiento global a pesar de la evidencia física de que la temperatura de la Tierra no sube sino que está bajando.

Dos lectores me enviaron muy ufanos, en apoyo al calentamiento global, la noticia de que el 15 de julio de este año había sido el día más caluroso de todos los tiempos. Pobre gente que no se molestó en pensar que, en el supuesto  de que sea el resultado de unos cálculos correctos, no deja de ser una abstracción matemática, una irrealidad, un máximo calor sufrido por… ¿alguien? Desde luego,  por nadie de los países que el 15 de julio están en lo más crudo del invierno. Tampoco vale para mí que he tenido más calor en  este agosto y muchísimo más en otros años y otros climas.

En cambio, ni los calentólogos ni sus ingenuos seguidores pueden explicarnos por qué desde que vienen con el miedo del calentamiento progresivo y catastrófico, los inviernos del hemisferio norte han sido especialmente fríos, con nevadas enormes, batiendo records de temperaturas bajo cero y congelando las cataratas del Niágara. Tampoco pudieron explicar por qué en su reunión de diciembre del 2000 en Dinamarca, la temperatura ya era más baja que en el siglo pasado y que en la otra reunión de calentólogos en Cancún, se dieron las temperaturas más bajas de los últimos mil años para ese lugar. Y desde luego no quieren ver los datos serios de que podemos estar entrando en una pequeña Edad del Hielo. 

No quieren enterarse de que Irlanda tiene el verano más frío en 30 años, ni que el Atlántico Norte, Escandinavia y norte de Rusia gozan de un verano helado. Otro signo de lo mismo es que Groenlandia aumentó su capa de hielo en 220 km3. Esto sería suficiente para cubrir completamente un territorio como el de toda España con medio metro de hielo.

Científicos del Observatorio Pulkovo en San Petersburgo, Rusia, declararon en abril del 2013 en ‘La Voz de Rusia’ que la actividad solar está desvaneciéndose a tal extremo que la temperatura media global comenzará muy pronto a declinar. El 8 de enero del 2013, en el sitio web de NASA Science News, Tony Phillips escribió citando a Matt Penn y William Livingston del Observatorio Solar Nacional, diciendo que ahora estamos en las etapas finales del Ciclo Solar 24, que ha sido “el más débil en más de 50 años.”  Para el tiempo en que llegue el Ciclo Solar 25 ellos predicen que, “los campos magnéticos en el sol serán tan débiles que muy pocas o ninguna mancha solar se formarán”. 

Los efectos de esta débil actividad solar han sido notables. Gran Bretaña acaba de sufrir a lo largo del invierno temperaturas de 5 a 10 grados Celsius por debajo de la normal, y los meteorólogos alemanes informan que 2013 fue el año más frio en 208 años. Escribiendo en el Sunday Telegraph de Inglaterra, Christopher Booker notó 3,318 lugares en los Estados Unidos que registraron sus temperaturas más bajas para ese tiempo del año desde que comenzaron los registros. Récords similares fueron establecidos en cada provincia de Canadá, y el invierno ruso ha visto su nevada más copiosa en 134 años.

“Las temperaturas del mundo podrían ser mucho más frías que ahora durante 50 años o más,” ha dicho  Henrik Svens-mark, director del Centro de Investigación Sol-Clima, del Instituto Nacional del Espacio de Dinamarca. “Llevará una gran batalla convencer a algunos científicos del clima de que el sol es importante. Parece que el sol lo demostrará por sí mismo, sin la ayuda de ellos”.

Bueno, yo espero que estos friólogos también se equivoquen. Porque sería terrible que sus pronósticos se cumplieran. Sería malo para toda la población pero muy especialmente para los más pobres. El frío mata mucha más gente que el calor.
 

*Dr. en Medicina.
Columnista de El Diario de Hoy.
luchofcuervo@gmail.com