Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más allá de la violencia, debemos atacar el desencanto

Otros países han decidido apostarle a la creación de empleos y han logrado importantes avances

Seguramente, el problema de la violencia es una manifestación de muchos problemas sociales que se han ignorado durante años. Uno de esos problemas es la dificultad que tienen los jóvenes salvadoreños para conseguir trabajos de calidad, incluso cuando han terminado la universidad.

Aunque El Salvador siempre ha mostrado un nivel de desempleo bajo en comparación con otros países, el mercado laboral salvadoreño tiene otros problemas que no son tan obvios. Muy pocas personas tienen acceso a empleos de alta calidad en los que tengan certeza de un contrato, protección social y prestaciones según la ley.

Este  complicado panorama del mercado laboral lleva al desencanto de muchos jóvenes. Personas que dejan de creer que educarse les va a garantizar un trabajo que les permita mejorar sus condiciones de vida. Seguramente, ese desencanto es uno de los motivos por los que, en El Salvador, uno  de cada tres jóvenes entre 18 a 25 años no estudia ni trabaja (EHPM 2012).

Estos jóvenes con un trabajo podrían sacar adelante a sus familias y mejorar las condiciones de vida de muchos salvadoreños. Esto es una pérdida de capital humano y en nuestro país no nos podemos dar ese lujo. Prácticamente, no tenemos otro capital como petróleo, solo tenemos a nuestra gente, no hay más. 

Otros países han decidido apostarle a la creación de empleos y han logrado importantes avances. Principalmente, lo han hecho utilizando dos caminos (complementarios a mi parecer): atracción de inversión extranjera e incentivos para la creación de empresas. Creo que actualmente, El Salvador debe mejorar su clima de negocios para luego apostarle a la inversión extranjera. El otro camino se ve más asequible. Por lo que, luego de una revisión de políticas públicas, me atrevo a proponer cuatro medidas.

•En primer lugar, se podrían crear incentivos para el emprendimiento por medio de reducción de impuestos según el número de empleos que se generen (cuidando que sean empleos de calidad). Considero que curar el desencanto contribuye más al desarrollo del país que unos cuantos dólares de impuestos.

•En segundo lugar, la experiencia internacional sugiere que la educación técnica puede reducir la distancia entre la educación y el mercado laboral, facilitando la contratación de los jóvenes que no tienen experiencia. Chile y Colombia han desarrollado políticas en esta línea con resultados que han favorecido a los jóvenes. Un requisito importante es que la educación técnica no solo se base en los sectores tradicionales en donde los mercados ya están saturados. Para garantizar empleos de calidad, el país debe definir otros sectores estratégicos. 

•Otra opción puede ser desarrollar programas de capacitación técnica  con los que personas de las medianas y grandes empresas brinden consultorías a micro o pequeñas empresas. La clave es que la asesoría técnica provenga de personas en el negocio no de personas que nunca han montado una empresa. Las empresas medianas y grandes podrían integrar estas ideas a sus programas de responsabilidad social.
•Finalmente, las micro y pequeñas empresas necesitan apoyo para la exportación. El mercado salvadoreño es pequeño por lo que no puede brindar las economías de escala necesarias para garantizar que las empresas se mantengan; en este caso, la exportación a otros mercados se vuelve vital. Sin un mercado más grande no se pueden generar más empleos.

Para terminar, más allá del problema de la violencia es importante cuestionarnos sobre las raíces que han sido cultivadas durante décadas. El desencanto que sufren los jóvenes no se va a curar con más políticas de educación sino con volver a hacer realidad el sueño de que al educarse uno consigue un buen trabajo.
 

*Colaboradora de El Diario de Hoy. ivettemcg