Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Maíz y frijol: La sequía es real

Los ministros del área económica enfrentan grandes retos para hacer frente a la problemática generada por la sequía que afecta la región centroamericana. Contener el incremento de los precios al consumidor en la canasta básica, principalmente maíz y frijol, y evitar se desmoronen sus planes de activar la producción ante la crisis humana de pérdida de cosechas, principalmente de miles de pequeños productores de maíz que también cultivan frijol.

El error más grave es no aceptar la realidad con pragmatismo, para coordinar esfuerzos con el sector privado y equilibrar los mercados.

El Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria de Guatemala da cuenta que casi cuatro mil comunidades de 208 municipios perderán el 80% de su cosecha de maíz por la sequía, en los departamentos de Chiquimula, Quiché, El Progreso, Huehuetenango y Baja Verapaz. En Honduras la sequía devastó 70% de los cultivos de maíz, 45% de frijol, afectando unas 72 mil familias en 66 municipios que fueron declarados en emergencia por la Comisión Permanente de Contingencias de Honduras. En Nicaragua, la sequía afectó diez departamentos del Pacífico en los que prácticamente no hubo siembra de granos básicos de mayo a agosto, además, se reportan 2,500 reses muertas por desnutrición y 700 mil están en riesgo por falta de agua y daños en pastizales según la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua. Incluso ha sido afectado el valle de Sébaco, dañando la producción de arroz. En El Salvador, el oriente ha perdido casi el 90% de la cosecha de maíz, donde las lluvias sólo han salvado Usulután.

Para paliar el desabastecimiento regional, los gobiernos no sólo han tomado medidas en reactivación de producción, que son a mediano plazo, sino medidas asistenciales a los afectados y para mantener los mercados abastecidos y evitar el encarecimiento de los granos básicos, han procedido a la apertura de contingentes arancelarios para arroz, maíz y frijol. Nicaragua por el peso del arroz en la canasta básica el Gobierno abrió contingente de 97 mil TM y la industria cuenta con inventario de 140 mil toneladas. Anuncian contingentes de frijol y maíz.

En Honduras el Gobierno se metió a importar frijol de Etiopía creando una confusión cuando no llegó el barco el 25 de julio. El Ministro Alden Rivera anunció que el barco con frijol se extravió en su trayecto de Etiopía a Honduras y considera buscar otro proveedor. Los "memes" del frijol del ministro abundaron. Hoy ofrece que el barco con frijol arribará en septiembre, cuando los precios estén por las nubes. Este es un ejemplo de la ausencia de alianzas público-privado para enfrentar urgencias de comercio y estabilizar mercados. Es importante que los políticos al llegar al Gobierno, se apoyen con la industria que sabe del negocio con años de experiencia de comercio internacional.

La sequía ha derrumbado los puentes del comercio intrarregional del maíz y frijol, ningún país centroamericano es autosuficiente en los granos básicos, todos importan. Hoy, ninguno exporta.

El Salvador no tendrá proveedores de la región. Las importaciones de maíz de Estados Unidos y de frijol de Etiopía deben contratarse con tiempo para equilibrar el mercado.

La sequía ha afectado sobre todo a miles de pequeños productores de maíz y frijol, quienes dejan buena parte de su cosecha para autoconsumo familiar y monetizan su inventario de acuerdo a necesidades de efectivo durante el año. Los pequeños productores afectados por la sequía ahora serán nuevos demandantes de maíz y frijol. Si el Gobierno no permite importar maíz y frijol, ya, con urgencia, la demanda presionará los precios al alza.

El Gabinete Económico debe actuar y ejecutar con pragmatismo los contingentes de desabastecimiento.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.com