Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los sordos que no quieren oír

Con excepción de los funcionarios del gobierno y los fanáticos del FMLN, los demás estamos conscientes de la situación caótica en la que se encuentra el país. Aunque lo más preocupante es que dichos funcionarios mienten descaradamente a la población pintando brillantes panoramas inexistentes, y acusando a sus críticos de los problemas.

El Ing. Manuel Enrique Hinds resume en dos los problemas económicos: Uno que el gobierno no tiene ni idea de lo que hay que hacer para que la economía crezca y las finanzas del gobierno se ordenen, ya que parecería que ni saben si están o no en orden. Y dos, que los funcionarios creen que todo es ideológico, hasta las matemáticas, desoyen los buenos consejos, desconfían de todo lo que se les dice, prefiriendo seguir las indicaciones de los que ya quebraron a Cuba y Venezuela.

Los resultados son evidentes. El ministro de Hacienda anunció que la recaudación del paquetazo fiscal sería de $200 millones para cubrir gasto corriente, pero el secretario técnico Lorenzana admitió que será únicamente de $10 millones. Ante la demanda de inconstitucionalidad presentada por la Sociedad de Comerciantes e Industriales, dio a entender que le resbalaba "como el agua a los patos" insistiendo, con la prepotencia que le caracteriza, que "él no lo habría propuesto si tuviera errores".

Entre los proyectos más aberrantes está el de resucitar instituciones que fracasaron por inadecuadas, fomentaron la corrupción, causaron enormes pérdidas y finalmente fueron enterradas. El ministro Ortez, del MAG, que presume de la histórica cosecha de frijol, culpando de la escasez a los acaparadores, se ha atrevido a arremeter contra la Federación Centroamericana de Cámaras Agropecuarias e Industriales, acusándolas de "ser los voceros a los que tienen a sueldo (sic), contratados para defender los intereses de los acaparadores de toda la región". Posiblemente la próxima acusación será contra la Divina Providencia por la sequía.

Para garantizar la soberanía alimentaria del pueblo, el mago Ortez resucitará el IRA, para que el gobierno bienhechor salve al pueblo de estos enemigos, y almacenando los granos básicos los distribuya equitativamente. Se rasgó las vestiduras calificando de "abochornable" (sic) que hubiera salvadoreños aguantando hambre, cuando había tantas tierras ociosas. Y en tono eminentemente mesiánico, anunció una pronta, equitativa y justa distribución de tierras. Olvida el desastre de la Reforma Agraria, que arrebató propiedades cultivadas con esmero por sus propietarios, que eran modelo en la región, y que al entregarlas a las cooperativas, las convirtieron en desiertos, y los nuevos propietarios, hoy más pobres, lamentan la buena administración de sus antiguos patronos.

La Lic. Merlin Barrera ha presentado información del primer mundo: disminución de la pobreza, aumento de los ingresos familiares, y descenso del desempleo, según datos de la Dirección General de Estadística y Censos. Mientras el foro del PNUD advierte del avance de la pobreza, por la persistente falta de educación, salud y seguridad. Pero todos los funcionarios proclaman el éxito de los programas sociales, con escuelas que tienen 8 meses sin presupuesto, hospitales sin medicinas y una millonaria deuda con proveedores.

El Lic. Claudio de Rosa señala que durante los primeros 90 días del gobierno de Sánchez Cerén, el saldo en LETES, deuda a corto plazo, ha sufrido un aumento de $2.4 millones diarios. Ante esta situación alarmante ¿podremos esperar que estos funcionarios que padecen la peor clase de sordera, causada por su ignorante soberbia, reconozcan que lo están haciendo mal, y tengan la humildad de oír los acertados consejos de especialistas nacionales y extranjeros, que sí saben más?

*Columnista de El Diario de Hoy.