Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los resultados

El próximo uno de junio el presidente Funes destacará en su tradicional discurso, los excelentes resultados de sus cuatro años en el poder, y los grandes cambios realizados para mejorar la calidad de vida de los salvadoreños, a pesar de los 20 años anteriores. Me atrevo a anticiparme a la enumeración de los logros de la administración Funes/FMLN, con algunas de las realidades más evidentes que percibimos los ciudadanos.

El MINED, que inició con un ministro-vicepresidente-profesor, defensor de los derechos del magisterio, disminuyó en 50% el presupuesto de las escuelas, por lo que muchas están al borde de cerrar, no han pagado sueldos en cinco meses, ni pueden comprar lo básico y tienen deudas millonarias con proveedores. No se cumplió el acuerdo de aumento salarial a los maestros, no se ha dado el bono de gratuidad y los institutos han interrumpido sus clases prácticas por falta de material. Se suspendió el servicio de Internet, por falta de pago, aunque lo disfrutan los reos en los centros penales. Las escuelas se están derrumbando. En resumen, y en opinión de los expertos, el sistema está colapsado.

La ministra de Salud en constante confrontación con los médicos, imposibilitados de trabajar por falta de medicamentos, obligando a los pacientes a comprar equipo y medicinas, continúa afirmando que es labor de desestabilización, que no hay desabastecimiento, y recomienda a los médicos ser más creativos. El caso emblemático de las lavadoras de ropa, varadas en un puerto de Corea, hasta que se resuelva el conflicto. Pero las fotografías de pacientes acostadas en el suelo, hablan por sí solas.

Nos vemos al borde de una crisis energética, gracias a que en toda la administración Funes, no se ha invertido un solo dólar en energía limpia. La última inversión fue en 2007, de $45 millones. En comparación, Costa Rica invirtió $1,019 millones, Nicaragua $1,1.30 millones, Honduras $468 millones, Guatemala $401 millones. Y mantiene el pleito con ENEL, presumiendo que está defendiendo la soberanía y los intereses del pueblo.

El subsidio del gas, es el ejemplo perfecto de trabajo mal hecho por personas incapaces, sin análisis previo ni atender consejos de expertos de aplicar una prueba piloto, lleva ya cuatro ensayos fracasados en línea, que han costado millones de dólares. Y se sigue subsidiando un sistema de transporte público desastroso, y estrenando un FONAT, que está por dejar al país aislado del transporte de carga, y obligando a los ciudadanos a pagar un impuesto injusto e injustificable.

El MAG debe a los viveristas que prestaron sus servicios para la renovación del parque cafetero, más de $780,000, nuestro país fue el último en decretar alerta ante la amenaza de la roya, siendo el presupuesto para combatirla de $3 millones, suma ridícula comparada con lo que destinaron nuestros vecinos centroamericanos.

El TSE no tiene fondos para las elecciones 2014, aunque debieron incluirse en el presupuesto 2013. Y todavía debe $1.3 millones a la empresa española INDRA, que realizó la transmisión de resultados en las del 2012. Hay deudas millonarias con proveedores a diferentes carteras del Estado y a propietarios de inmuebles donde funcionan delegaciones de la PNC, que no tiene recursos para gasolina ni para reparar sus vehículos.

Pero el mandatario debe sentirse satisfecho, porque además de pedir $37 millones más para CAPRES, ha decidido, "aunque no les guste", elevar a ley de la República, el uso de la guayabera como traje oficial y nacional, lo que debe considerar un gran logro, aunque la pobreza haya aumentado en un considerable porcentaje. ¡Felicidades, señor presidente!

*Columnista de El Diario de Hoy.