Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Los recién nacidos enfrentan el mayor riesgo de ser asesinados!

Según la publicación "Morbidity and Mortality Weekly Report" de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de marzo 2008, en Estados Unidos, una persona tiene 10 veces más riesgo de morir por homicidio el día en que nació que durante el resto de su vida.

Los hallazgos del análisis de un total de 3,312 homicidios infantiles ocurridos entre 1989-1998, fueron:

1- El homicidio es la decimoquinta causa de muerte infantil.

2- 82.6% de los infanticidios ocurren el día del nacimiento, generalmente son perpetrados por la madre.

3- Las tasas de homicidio son por lo menos 10 veces más altas durante el primer día de nacimiento que en el transcurso de la vida.

4- La mayor parte de las víctimas no nacen en hospitales. 89 % fueron partos extrahospitalarios. Las filicidas típicamente ocultan su embarazo.

5- Existe un subregistro sustancial con respecto a los asesinatos de infantes, ya que muchos son erróneamente diagnosticados como muertes naturales.

El Instituto nacional de Salud de Estados Unidos, en octubre 21-1998, publicó el estudio "Investigadores Identifican factores de riesgo para Infantes con mayor posibilidad de ser víctimas de homicidio".

Éstos concluyeron:

1- El infanticidio es la primera causa de muerte infantil por causa de lesiones.

2- Cuando éste se produce durante la primera semana de vida, generalmente la culpable es la madre.

3- Los mayores factores de riesgo son madres muy jóvenes de escasos recursos con bajo nivel educativo, que no buscaron atención médica.

4- Cuando se trata de infanticidios de recién nacidos, el 95 % de las madres no acudieron a un hospital para el parto. La explicación radica en que las madres asesinaron a sus hijos para ocultar embarazo y parto.

En El Salvador, grupos promotores del aborto --con financiamiento extranjero-- están llevando a cabo campaña fraudulenta alegando que 17 mujeres condenadas por homicidio agravado contra sus hijos recién nacidos han sido injustamente sentenciadas hasta por 40 años, por haber tenido abortos espontáneos o complicaciones obstétricas.

¿Abortos de nueve meses de gestación? ¡Ridículo! ¿Tienen que ver el aborto o complicaciones obstétricas con las lesiones que presentaron los cadáveres de los bebés? ¿Quién los degolló, estranguló, acuchilló, asfixió o lesionó? ¿Ellos solitos? No lo explican. No pueden.

Fotografías de los cuerpecitos han sido publicadas. ¡Horribles! ¡Dolorosas!

¿Quién los escondió en bolsas, o debajo de camas, les puso trapos o tirro en la boquita, los tiró a las letrinas o a quebradas? ¿También ellos solitos?

¿Por qué ocultaron estas mujeres los partos? ¿Por qué no mencionaron a sus hijos? ¿Por qué callaron o mintieron ocultando el nacimiento de sus hijos? Ninguna madre que ha perdido a su hijo oculta su existencia o su muerte, si ésta ocurrió accidentalmente. Más bien sufren y lloran desconsoladas por su hijo muerto.

Las 17 tienen un perfil similar al de las infanticidas norteamericanas: mujeres de escasos recursos, de baja escolaridad, que ocultaron sus embarazos y no acudieron a hospitales para parir.

Las sentencias de estas mujeres ya han sido revisadas por las vías legales pertinentes. Las condenas han sido reafirmadas. Los que impulsan el aborto están solicitando un indulto a la Asamblea Legislativa con argumentos falsos y disparatados con el fin de legalizar el aborto, o quizás, ¡hasta el infanticidio!

¿Podrían ser incitadas algunas mujeres a cometer infanticidio, al saber que hay organizaciones dedicadas a liberarlas del crimen?.... ¡Peligroso!

*Colaboradora de El Diario de Hoy.