Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los lentos a la derecha

No estoy hablando de ideologías políticas en el titulo del artículo sino de la forma correcta de manejar. El tráfico en estos días de compras, el cierre de algunas calles y lo mal que manejan algunos han hecho que ejercitemos la virtud de la paciencia o que lleguemos tarde y estresados a nuestros destinos.

Si esperamos respeto y que nuestro país mejore en todo sentido, nos toca a cada uno poner de nuestra parte respetando a los demás, siendo educados, solidarios y con espíritu de servicio. Una muestra de esto es la forma que manejamos. No sabemos si otras personas tienen prisa por alguna emergencia o necesidad física. Cuando hay dos o más carriles, no debemos de ponernos al lado del que va a la misma velocidad en otro carril, impidiendo que los que tienen prisa puedan sobrepasar. Lo correcto es que los que manejan más lento vayan del lado derecho. Si nos encienden las luces o nos pitan es para pedir que nos apartemos.

Ahora, hablando de política y evaluando si hemos mejorado en este sentido en el cierre del 2014, quisiera preguntarle si usted fue uno de los que creyó en las falsas promesas hechas por gobernantes "del cambio" y que después 5 años y medio de esperar que las cumplan ya comprendió que nunca va a pasar; que el país va cada vez peor; que la delincuencia y el crimen siguen afectando a todas las familias; que muchas personas están perdiendo su trabajo; que aumenta la ineficiencia en los servicios de salud y falta de medicamentos….

Increíble el descaro que esos funcionarios que han engañado a la población estos años al salir en diferentes medios diciendo que han hecho un gran trabajo, como si los ciudadanos no estamos viviendo la realidad de esta tragedia nacional.

Dicen que han tenido una disposición permanente de diálogo con los diferentes sectores de la sociedad, cuando vemos que todo el tiempo atacan a las diferentes gremiales quienes son las generadoras de empleos y de donde salen los impuestos que pagan sus salarios. Si hubiera un verdadero diálogo estaríamos viendo soluciones concretas para los problemas que nos afectan a todos. Casi todos los logros anunciados continúan siendo promesas incumplidas tal como el puerto La Unión, pacto del café, computadoras para cada niño, seguridad….

El país no crece, la inversión no viene, las oportunidades y los empleos siguen escaseando, mientras salvadoreños desesperados emigran buscando condiciones para desarrollarse. En el agro las publicitadas cosechas récord se convirtieron en escasez, incrementando exageradamente el precio del frijol y otros granos básicos.

Prometieron ratificar la reforma constitucional que define el matrimonio y a pesar que TODOS los partidos están a favor, los diputados del FMLN mienten y no la ratifican. Hablan de transparencia pero Sigfrido Reyes no da explicaciones de la compra de los terrenos del IPSA.

Dicen que los que vemos la realidad damos mensaje apocalíptico versus el "mensaje de esperanza" que dan ellos. Engañar no es dar esperanza. Hablemos con la verdad y trabajemos juntos en las soluciones a nuestros problemas.

Salvadoreños, no dejemos que nos sigan dividiendo. La verdadera esperanza está en la defensa de la libertad, la paz, el respeto de los derechos humanos de todos, el rescate de los valores ético-morales y la unión, no la división, el odio y el resentimiento. Año nuevo, lucha nueva. Lucha contra nuestros egoísmos y caprichos… Lucha de todos juntos por un mejor futuro para todos los salvadoreños de buena voluntad.

*Columnista de El Diario de Hoy.