Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los incentivos de los culpables del tráfico en El Salvador

El tráfico pesado se ha vuelto parte del paisaje en muchos de los municipios de El Salvador, siempre habrán culpables de estos caos vehículares, entre los actores más palpables están: conductores del transporte público, pasajeros del transporte público y finalmente autoridades del gobierno. Ahora bien, lo importante no es señalar culpables sino entender los incentivos que están detrás de las causas de estos caos vehículares para dimensionar las consecuencias y posteriormente buscar soluciones.

Sabía por ejemplo que las rutas de buses que cuentan con un sistema de compensación fijo, donde no importa la cantidad de pasajeros que suban al bus por viaje, ya que al final del mes habrá un salario fijo para sus conductores, esto hace que ellos manejen más tranquilamente y a la defensiva, a diferencia de los sistema de compensación variable, donde lo que importa es la cantidad de personas que suba al bus por cada viaje, ya que entre más gente y más viajes logre hacer al día podrá ganar más dinero, lo cual genera que tengamos a muchos conductores de buses, pero principalmente de "coasters", que menejan totalmente fuera de la ley, pero no podemos culpar al conductor del bus o "coaster" de querer ganar más dinero, al final es para mantener a sus familias.

Ahora añadámole el incentivo negativo que tienen los pasajeros y peatones, pareciese que la regla es evitar la fatiga, entre menos haya que caminar para ir a la parada de buses mejor, por lo que se crean de la nada paradas de buses en cada esquina posible.

Pero la historia no acaba acá, un tercer incentivo perverso se suma al caos vehícular, ¿sabía usted que existe una "Unidad de Ingeniería de Tránsito", que es la responsable de validar las paradas de buses legales?, yo no lo sabía hasta que averigué sobre el tema. Ahora bien, hay paradas de buses autorizadas que por alguna extraña razón están en esquinas de calles o al menos parecen legales, lo cual hace muy felices a los pasajeros porque les reduce la fatiga de haber tenido que caminar a un lugar que generara menos tráfico, ya que el problema es cuando estas paradas de buses están en un cruce de calles con semáforos, ya que los buseros y microbuseros tratarán de estar el mayor tiempo posible en esas esquinas generando fuertes congestionamientos en todos los sentidos de las calles de ese cruce; nuevamente un incentivo negativo aparece, si la parada de bus existe, habrá que usarla no importando que esté en un lugar tan poco estratégico, como una esquina de cruces de calles con semáforos.

Lo preocupante del caso es que estos tráficos no sólo generan pérdidas y costos económicos para los que transitan , viven o comercian cerca de las calles con tráfico, lo que no nos damos cuenta es que decenas de miles de personas duermen cada vez menos para levantarse más temprano y llegar a tiempo a sus trabajos, por lo que comparten menos con su familia e hijos. Así como las consecuencias de largo plazo que nos traerá la contaminación ambiental y auditiva en términos de una desmejora en la calidad de vida de las futuras generaciones.

Es tarea de todos los tomadores de decisiones de cada uno de los actores involucrados, cambiar urgentemente los incentivos negativos que están profundizando la situación de tráfico en el país, por ejemplo se podría iniciar con prohibir y sancionar a los pasajeros que no ocupen las paradas de buses correspondientes y a la vez cambiar y eliminar cientos de paradas de buses úbicadas de manera no estratégica. Además cambiar vía legal el sistema de remuneración de los conductores del transporte público, pasando de uno variable a uno fijo, y quizás la más importante, que como sociedad civil empecemos a denunciar ante cualquier institución correspondiente todos estos daños que nos genera la actual situación de tráfico, creame que valdrá la pena si con nuestras denuncias logramos que más salvadoreños puedan pasar más tiempo en su hogar compartiendo su vida con sus hijos y no en un absurdo tráfico.

*Lic. Economía y Negocios. mmconsutorsocial@gmail.com