Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Los dejados atrás…"

El término "dejados atrás" es un anglicismo correspondiente al término "left behind", utilizado por los antropólogos de habla inglesa para referirse a los miembros de las tribus nómadas que no podían mantener el paso de los más sanos durante la marcha y por tanto eran abandonados a su suerte, condenándolos definitivamente a una muerte segura.

Cualquiera pensaría que esto ocurría únicamente en la antigüedad y que nuestras sociedades "más civilizadas" habrían superado esta acción, sin embargo actualmente enfermos, ancianos, niños, niñas, inmigrantes, los sin techo, son los "dejados atrás" en nuestra época.

En nuestro tiempo este es un fenómeno social que se presenta de manera aún más evidente, pues a los grupos mencionados anteriormente se agregan los niños recién nacidos y no nacidos, los discapacitados físicos y mentales, así como los que tienen impedimentos de índole física, psicológica, social y sobre todo económica.

Haciendo eco a este concepto de "no dejar a nadie atrás", el 8 de enero de 2002 fue sancionada en Estados Unidos la Ley "Ningún niño es dejado atrás" (No child left behind [NCLB] por sus siglas en inglés), que enfatiza la obligatoriedad de la Ley sobre educación primaria y secundaria. Esta Ley se hizo para garantizar que todos los niños y en especial los más necesitados, recibieran una educación de calidad hasta la finalización de la secundaria.

Un equivalente a los "dejados atrás" es el concepto de "exclusión social", que apareció por primera vez en un texto de la Unión Europea el 29 de septiembre de 1989, pero que desde esa fecha ha tenido dificultades para obtener una definición apegada a la realidad; es así como se menciona que la "exclusión social es ambigua, no clara en su definición y que se necesita un marco más precisa para evaluar los conceptos de pobreza y marginación".

Mientras en los países del mundo desarrollado se intenta acertar en una definición, en nuestras sociedades abundan los ejemplos de "excluidos socialmente" o "los dejados atrás", en donde desde el punto de vista psico-social el desempleo constituye el principal factor de exclusión social.

Nadie quiere voluntariamente "ser dejado atrás" en el camino de la civilización hacia un estado mejor; los que son dejados atrás suelen ser considerados como una carga en la sociedad o los marginados de las ciudades, y su destino es siempre la muerte física, social o moral. Es deber de todos el intentar no marginalizar a los menos favorecidos. Entre más ayuda se le presta a los necesitados nos volvemos más sensibles y humanos. Todos deberíamos trabajar por "dejar atrás el fenómeno de los dejados atrás".

*Doctor en Medicina.

aguilarjoya@yahoo.com