Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los BRICS y la sicología de las masas

El mercadeo de los BRICS fue tal que los BRICS mismos se lo creyeron y decidieron independizarse financieramente de los países desarrollados fundando dos bancos

Hace dos semanas Goldman Sachs, que se inventó el nombre BRICS (Brasil. Rusia, India, China y Sur África, que llegó más tarde) y que convenció a muchos de que invirtieran en esos países, calladamente fusionó el fondo que tenía para invertir en ellos con un fondo que invierte en todos los mercados emergentes. Con esto dejó ver que los recursos invertidos en BRICS ya no eran suficientes para pagar los gastos de manejarlos en un fondo especial. Los activos del fondo habían caído en un 88 por ciento desde su máximo en 2010. Otros fondos BRICS ya se han cerrado y ya nadie promueve en serio las inversiones en los BRICS, cuyos valores han caído y siguen cayendo a gran velocidad mientras que sus monedas se devalúan, haciendo perder mucho dinero a ahorrantes que invirtieron cuando los países estaban de gran moda. 

Así se cerró una de las fanfarrias (para no decir una de las farsas) más grandes de la historia reciente de los mercados de valores, mostrando cómo esos mercados operan sobre la credulidad de muchos, que se tragan todo lo que les dicen los que les venden los valores. Hasta los mismos BRICS se lo tragaron. 

En contra de lo que mucha gente pensó, los BRICS nunca constituyeron un grupo sólido con intereses compartidos y con políticas coordinadas, como por ejemplo la Unión Europea. De hecho, en gran parte tenían intereses comerciales opuestos. Un tanque de pensamiento, Global Trade Alliance, reportó el año pasado que en un tercio de las veces en las que los intereses comerciales de uno de los BRICS salía dañado, el daño era provocado por otro de los BRICS. Es decir, los BRICS eran solo una lista de países, de los cuales solo uno, China, realmente estaba en un proceso de crecimiento sólido fundado en creciente producción industrial. Todos los otros dependían de que los precios de los productos primarios estuvieran altos.
 
En el momento en el que las firmas de Wall Street inventaron este truco mercadológico, los cinco países estaban creciendo fuertemente porque comenzaba el boom de los productos primarios (todos, menos China, dependen de dichos productos), por lo que las grandes declaraciones identificándolos como el futuro del mundo, la reivindicación de los pueblos subdesarrollados frente a los imperios, la gran promesa del nuevo siglo, ganaron gran credibilidad. Por supuesto, cuando alguien decía que el crecimiento solo era parte del ciclo de los productos primarios miles de voces lo callaban, diciendo que hoy, esta vez, era distinto. 

El mercadeo de los BRICS fue tal que los BRICS mismos se lo creyeron y decidieron independizarse financieramente de los países desarrollados fundando dos bancos, uno para competir con el Fondo Monetario Internacional, y el otro para competir con el Banco Mundial. Hubo gente que creyó que ese era un momento crucial en la historia de la humanidad. Ante críticas de que no estaba dando importancia a este momento, escribí varios artículos mostrando la debilidad de los BRICS, no solo financiera sino también en las ciencias, base del crecimiento de largo plazo. Hice notar que algunos de los BRICS tienen algunas buenas universidades, pero Brasil y Sur África no tienen ninguna universidad entre las 200 mejores del mundo. Todos juntos los BRICS tienen 31 premios Nobel en ciencias (16 en Rusia, 6 en India, 4 en China, 4 en Sur África y uno en Brasil). Sólo uno de los laboratorios de la Universidad de Cambridge, el Cavendish, tiene 29. Es una pobre base para convertirse en las locomotoras del mundo.

Pero la gente creyó en la pastorela hasta que lo que tenía que pasar pasó, y el precio de los productos primarios cayó, y toda la gran retórica se vino abajo, y Goldman Sachs cerró su fondo, por supuesto sin responder por las grandes pérdidas de los que siguieron sus consejos (no tenía por qué), y ahora promueve otras cosas. 

La revista Qartz dice que ahora los cuatro países que llenan de entusiasmo a los que venden inversiones son los PRIS, que son las Filipinas, Ruanda, Irak y Saudi Arabia, aunque hay otros que dicen que son los THING (Turquía, Hong Kong, Indonesia, Nigeria y Grecia). Podría tratar también los SISIS (Siria, Irak e ISIS). 
 

*Máster en Economía,
Northwestern University.
Columnista de El Diario de Hoy.