Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La liquidez

Con todos mis respetos y pensando en el principal problema que tiene la mayor parte de la población, que es la falta de dinero en efectivo, incluso para cubrir necesidades primarias, los salvadoreños, que vamos "coyol quebrado coyol comido", es injusto que tengamos que pagar, además, los intereses por los préstamos del gobierno, más intereses porque no utilizan el dinero. Y lo peor, continuar escuchando sobre más préstamos.

¿Sabe por qué quiebran las grandes, y principalmente, las pequeñas y medianas empresas? Sí, señor. Por falta de liquidez para pagar a sus empleados, proveedores y a los bancos. Y es triste, que cuando una empresa no tiene liquidez, como representa más riesgos, los bancos suben los intereses.

En un curso sobre administración de empresas, examinando la rentabilidad de diferentes negocios, se concluyó que los mejores son los financieros y también la venta de productos de primera necesidad y uso doméstico de las comercializadoras y supermercados, pues cobran cash o con tarjeta de crédito y pagan a 30, 60 o 90 días. Lo mismo que los servicios de telefonía y otros prepagados.

El gobiernos también dispone de dinero por adelantado con los pagos a cuenta reales, por los supuestos ingresos empresariales.

Y los gobiernos también puede quebrar por falta de liquidez, pero no sucede porque acude a más préstamos y entre mayor es el riesgo, mayor los intereses, pero como quienes los firman no son quienes los pagarán, el problema queda para los ciudadanos.

La falta de liquidez, puede ser por falta de ingresos, que no cubren los gastos y los compromisos empresariales, o bien, por el mal uso del dinero que se desvía a otras cosas, o incluso, porque teniéndolo a la disposición, no se invierte y rentabiliza.

Cuando una empresa obtiene un crédito al 10 % necesita producir con un margen del 30 % para pagar el 10 % de intereses, cubrir todos sus compromisos económicos y ademas ganar para innovar y crecer. Y si invirtió y le pagan tarde, como a los proveedores del Gobierno, aunque se haya inflado el precio, considerando el retraso en el cobro, la empresa también quiebra.

Entre más liquidez , más credibilidad crediticia, más inversión y más creación de empleo. Entre menos liquidez, menos inversión y recorte de puestos de trabajo.

La liquidez de las empresas y del gobierno, es como la sangre para el cuerpo humano, sin liquidez se pierde el dinamismo y se pierden las ilusiones por invertir. Y anímicamente genera desasosiego y desesperación.

Pero la liquidez fácil haciendo negocios al margen de la ley o abusando de los cargos públicos tampoco es buena, porque corrompe el espíritu de emprendimiento empresarial y tarde o temprano sale a la luz.

* Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net