Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No les conviene acabar con la pobreza

entrevista reveladora La indignada conclusión del Gral. Lameda: "La revolución chavista es una mentira, que deliberadamente condena a los pobres a vivir en la pobreza, para mantener a sus dirigentes en el poder, mientras los engañan con promesas"

La visita reciente del Presidente Sebastián Piñera y sus comentarios sobre la situación de bonanza de Chile, constituyen un ejemplo a seguir para superar los serios problemas que actualmente enfrentamos. Hay esperanzas de salir de la pobreza, elevar el nivel de vida, generar empleo y atraer fuerte inversión extranjera, si se logra seguir el modelo de Chile.

El FMLN declaró no aprobar este modelo, pues prefiere gobernar por el camino que han seguido Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, en caso de ganar las elecciones presidenciales. Tal vez consideran a los salvadoreños tan ingenuos como para ignorar el desastre en que esos gobiernos han sumido a sus pueblos. Una muestra irrefutable son las cifras presentadas por Danilo Arbilla, ex presidente de la SIP, sobre la dramática situación que enfrenta Venezuela, el país con mayor producción petrolera y precios altísimos, pero que la PDVSA estatal, adeuda a contratistas y proveedores más de $16,000 millones; que tiene la deuda externa más alta en la historia del país $230,000 millones; que hay desabastecimiento de lo más básico, y estén al borde de una cartilla de racionamiento, como en Cuba.

¿Cómo un partido que dice preocuparse por la gente, quiera someternos a un régimen semejante? Encontramos la respuesta en una entrevista que el general Guaicaipuro Lameda, ex presidente de PDVSA, concediera a la periodista Carla Angola, relatándole una reunión del Consejo de Ministros del gobierno chavista, sobre el tema de la pobreza, ya que el general Lameda consideraba que el sistema establecido por el régimen, jamás mejoraría el nivel de vida de las clases más necesitadas de Venezuela.

A continuación la explicación de los ministros bolivarianos:

"Esta revolución pretende hacer un cambio cultural en el país, cambiándole a la gente la forma de pensar y de vivir. Y como esos cambios sólo pueden hacerse desde el poder, hay que mantenerse en el poder para poder hacer el cambio. El piso político nos lo da la gente pobre, que son mayoría y son los que votan por nosotros, gracias a nuestro discurso en defensa de los pobres. Necesitamos que los pobres sigan siendo pobres, en una pobreza con esperanza, para asegurar sus votos. Este cambio cultural requiere tres generaciones: los adultos se resisten porque recuerdan el pasado y se aferran a él. Los jóvenes viven el cambio y se acostumbran soñando con tiempos mejores. Y los niños lo aprenden y lo hacen suyo. Es necesario mantenerse por lo menos 30 años en el poder".

La indignada conclusión del Gral. Lameda: "La revolución chavista es una mentira, que deliberadamente condena a los pobres a vivir en la pobreza, para mantener a sus dirigentes en el poder, mientras los engañan con promesas".

Queda así claro el proyecto del Frente: Necesitan esa masa de pobres, engañados con zapatos, uniformes, vaso de leche, subsidios y regalitos de corto plazo, que les garantiza los votos para la próxima elección, para mantenerse ellos indefinidamente en el poder, disfrutando de lujos, y un estilo de vida de derroche, nunca antes conocido. Son la nueva clase de millonarios, a quienes no les ha costado nada los bienes que hoy disfrutan.

No les interesan proyectos de largo plazo, como invertir en educación mejorando la calidad educativa, y en salud para prestar los servicios que requiere el pueblo, porque no se traducen en votos inmediatos. Esta es la verdadera razón por la que no les conviene acabar con la pobreza. Debemos rechazar con nuestro voto este plan diabólico contra el sector más vulnerable de la población.

*Columnista de El Diario de Hoy.