Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las viejas prácticas políticas, con nuevos medios comunicación

Una diputada de ARENA deja el partido pero no la diputación; anuncia, como lo han hecho en el pasado otros políticos de este y de otros partidos, que continuará ejerciendo su labor hasta que finalice su período, como "diputada independiente". Criticable o no, censurable o no, lo cierto es que se trata de un hecho político que alegra a unos y enoja a otros.

No es mi intención analizar las razones, válidas o no, de su renuncia a ARENA, es más, ni siquiera pretendo valorar su decisión política ni mucho menos esculcar lo que ocurre en este partido y las prácticas de los políticos en general; mi objetivo es particular: mostrar los cambios en los procesos de comunicación que se están produciendo, no sólo en nuestro país, sino también en la sociedad actual, lo cual afecta directamente a todos, incluyendo a los políticos.

Los hechos: el miércoles, a finales de la tarde, y casi coincidiendo con la entrega física de la carta de su renuncia a ARENA, por parte de la diputada Claudia Ramírez, un periódico digital, "La Página", dio a conocer a luz pública el hecho noticioso; inmediatamente, las redes sociales, entendidas estas como Facebook y Twitter, comenzaron un inusitado movimiento en el que la noticia se difundía profusamente. Al cabo de unos minutos, el hecho fue conocido y comentado por un alto número de internautas que, rápidamente, no sólo informaban del hecho sino, además, tomaban posición.

Al poco rato, las radios informativas recogen la noticia y la difunden; incluso "Bola al Centro" , de la 102.9, le daba un toque de "firmeza informativa" cuando su conductor, Moisés Urbina, confirmaba la renuncia y anunciaba que, al día siguiente, en el programa de entrevistas de TCS, estaría en vivo la diputada Ramírez.

Y así fue. La disidente estuvo en la entrevista de televisión, manejó un discurso sencillo pero muy claro y contundente que respondía, en alguna medida, a las interrogantes que se hacía la gente: por qué renunció, los problemas que ha tenido y que no se pasará a ningún otro partido político; afirma que será una "diputada independiente".

Después de una media hora, el conductor Urbina presentó a Margarita Escobar, diputada y vocera de ARENA, quien rebatió punto por punto lo dicho por la disidente. Los periódicos impresos recogieron la información el mismo jueves, prácticamente doce horas después de haberse conocido la noticia.

Tres diferencias a partir de este hecho: una, la forma tradicional para informar sobre hechos noticiosos ha cambiado de manera radical: de las redes sociales al público; de acá, a los medios radiofónicos, televisivos y luego a prensa escrita; dos, el mensaje ha sido difundido de forma distinta, se atendió, primero, a las redes sociales y a los medios digitales, luego a los periodistas de los medios locales. Y tres, el mensaje, como debe ser tanto con los métodos nuevos como con los viejos, es sencillo, claro, directo, hablando de la persona a partir de asuntos particulares como su religión, su paso por el partido o en su trabajo.

Amén de esto, hay otra cosa interesante, los datos contundentes, como el hecho de entregar una carta de renuncia, que no puede tener respuesta de la parte interpelada: "Todavía no tenemos la carta en nuestras manos así que no podemos opinar sobre su contenido". Las redes y los usuarios de estas, desde el primer momento, tienen en su poder una copia de la misiva.

El proceso comunicativo se está modificando porque la estructura tecnológica y la nueva realidad social así lo demandan; algunos me dirán que el grado de penetración de Internet a lo mejor no alcanza el 30 por ciento de la población, sin embargo, tal como lo planteaba hace unas semanas en este mismo espacio, la comunicación en zigzag donde lo importante es que la noticia sea retomada por otros actores que le den validez a los datos informativos; aquí se hizo vía radio y una entrevista de televisión.

La realidad ha cambiado, las técnicas y, por supuesto, los procedimientos deben ponerse acordes a esta nueva realidad para que la eficiencia de nuestros mensajes llegue a los públicos específicos de mejor manera.

Hacer esto y hacerlo bien requiere un cambio no sólo de herramientas y de instrumentos nuevos propios de la realidad virtual, sino modificar la mentalidad para enfrentar la realidad virtual.

Editor Jefe de El Diario de Hoy.

ricardo.chacon@eldiariodehoy.com