Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las seis campañas electorales, novedad y continuismo

Más allá de las preferencias partidarias, de lo que dicen las encuestas de opinión y lo del sentir de la población a un par de meses de las elecciones presidenciales, es la primera vez, desde que tengo memoria electoral, que están en disputa cinco partidos políticos, de los cuales sólo dos, ARENA y el FMLN tienen posibilidad de ganar los comicios. Uno más, UNIDAD, está en un tercer lugar esforzándose por alcanzar los dos dígitos en los comicios, y otros dos partidos sin ninguna posibilidad de siquiera de superar los cinco puntos. Sin embargo hay seis campañas de propaganda alineadas en torno a los tres primeros partidos políticos en disputa. Esto es nuevo, no sé si positivo para elevar la cultura electoral de la población, pero que sí le da un toque distinto a lo que ha sido en los anteriores comicios.

Los dos partidos, ARENA y UNIDAD han desplegado una campaña clásica, tal como lo plantean los manuales. La de UNIDAD está centrada no en un partido sino alrededor de un líder, "tipo caudillo" dicen algunos, que claramente trazó tres líneas de acción: uno, lanzar al líder, previo a una campaña de intensa expectación, irrumpiendo en la opinión pública a través de los temas de actualidad e impacto. Dos, un trabajo geográfico con dos componentes, uno, la apertura de casas UNIDAD por todo el territorio, muchas de ellas cascarones sin ninguna labor política o partidaria pero que van sumando y, por otro lado, el trabajo rutinario y cotidiano de acercamiento del candidato a los pobladores de ciudades en el país, en muchas de estas visitas montadas por los partidos aliados, GANA, PDC y PCN; las disputas internas y los celos partidarios locales han aflorado en muchos caseríos, pueblos y ciudades del interior.

Una tercera línea de UNIDAD se ha caracterizado por una campaña mediática de "baja" intensidad montada tanto en medios radiofónicos y vallas con menos fuerza, pero sí visible en la televisión, tratando de lanzar un mensaje de centro, opuesto a las extremas y con propuestas puntuales que van desde academias de inglés hasta "casas ternura", sin olvidar que dará continuidad a los programas sociales del gobierno del FMLN, de Funes.

Hay otras campañas que giran en torno a otros partidos que, según todas las encuestas, competirán con el FMLN en segunda vuelta por la presidencia de la República. El FMLN cuenta con su propia estrategia montada sobre sus candidatos, obviando la confrontación y evitando que lo lleven a las campañas del miedo, su vinculación con el chavismo y el socialismo. Los recursos con que cuenta son enormes y se notan en el uso de la televisión y la radio así como en el uso de las producciones televisivas, la web y las redes sociales.

Alrededor de este partido giran otras tres campañas que, en forma subliminal, que dan su apoyo y van sumando en otros campos que la línea central efemelenista no toca a profundidad. La primera es la del gobierno, que "discretamente" muestra las "grandes" obras, que si las contamos, no suman más de los cinco dedos de una mano pero que son magnificadas como obras que continuarán y se profundizarán en un segundo gobierno efemelenista.

Muy cercana a esta línea gubernamental, se encuentra la labor del presidente de la República que, "sin ser un activista" del FMLN, como él lo repite una y otra vez, pone en la cancha de la opinión pública los temas que, según su criterio, desgastan al partido de oposición, ARENA, por sus 20 años de gobierno durante los cuales supuestamente hubo corrupción y se intentó privatizar los bienes públicos del Estado para beneficio de un grupo privilegiado.

Pero hay más, una línea de propaganda lanzada por el socio estratégico del FMLN, las empresas Alba que, hace ya varios meses, han desatado una millonaria campaña de imagen, tratando de mostrar el trabajo de empresarios y empresas con "visión social".

Estas tres líneas de acción, la del gobierno, la del presidente y la de las Albas le permiten al FMLN desarrollar una campaña "limpia, con propuestas y sin ningún tipo de enfrentamiento". No se echa de ver una idea revolucionaria para un supuesto próximo gobierno efemelenista, no la conocemos, en la actualidad. No sabemos si esto responde a una mera estrategia de propaganda, o las tienen escondidas en el corazón y aflorarán cuando sea necesario o simplemente han evolucionado. No sabemos, de lo que sí estamos seguros es que el país vive seis campañas de propaganda pero que solo dos partidos, ARENA y el FMLN apuntan hacia la presidencia.

*Editor Jefe de El Diario de Hoy.

ricardo.chacon@eldiariodehoy.com