Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las razones del "saquismo"

comentando Al no desplomarse ARENA el esfuerzo de Saca y su grupo con todo el apoyo del partido oficial al más alto nivel, se orientó en debilitar a ese partido mediante una de las operaciones más vergonzosas del quehacer legislativo en el país

Desde hace unos meses las encuestas serias, puntos más o menos, muestran una clara tendencia en el proceso electoral que vivimos: esta es una lucha entre dos. Tony Saca, establecen esos sondeos, no tiene ninguna posibilidad de ganar la elección. Ni siquiera de pasar a una segunda vuelta.

Los estudios también dicen de manera consistente que en efecto habrá una segunda vuelta y que el ganador sería Norman Quijano. Eso es lo que dicen las cifras. Salvo la encuesta pagada por el interesado, los periodistas y analistas influenciados, de una u otra manera, por el mismo interesado, siguen repitiendo la cada vez más patética tesis del doble o triple empate.

Imagino que el comando de campaña de Unidad analiza esas encuestas serias y tiene clara conciencia de que están, no al borde del hoyo, sino en el hoyo mismo. Entonces por qué insisten en mantenerse en un proceso que saben que está perdido. Aventuro dos hipótesis. Pero antes es necesario revisar ciertos antecedentes.

Viendo a distancia lo que pasó tras la derrota electoral de ARENA en 2009, uno llega a la conclusión que Saca y su grupo esperaban el desplome y la desaparición de ese partido. El espacio sería llenado, esa era la esperanza, por el mismo Saca como el líder absoluto y único de "la derecha".

En esas cuentas sería fácil derrotar a un FMLN desgastado por un mal gobierno. Así el ex presidente sería otra vez presidente. Y el hombre al que le entregó la banda presidencial se la devolvería. Y quién sabe si la escena se repetiría a la inversa cinco años después. Fantasías.

Al no desplomarse ARENA el esfuerzo de Saca y su grupo con todo el apoyo del partido oficial al más alto nivel, se orientó en debilitar a ese partido mediante una de las operaciones más vergonzosas del quehacer legislativo en el país. La historia seguramente será despiadada cuando se recuerde ese triste episodio.

Cuando sólo faltan algunas semanas para el día de las votaciones, y después de millonarios esfuerzos y el total apoyo de Casa Presidencial, Unidad y su hiperactivo candidato, muestran números que seguramente no esperaban. Abajo. Muy abajo. Entonces ¿por qué persistir? Podría ser, en mi opinión, por una de dos razones.

La primera es que Saca tendría la esperanza de llegar a una negociación con ARENA para juntos, la "derecha" unificada, derrotar fácilmente a Sánchez Cerén en primera vuelta. Eso uno lo deduce al ver el esfuerzo de los periodistas "influenciados" por el "saquismo", en destacar la similitud de posiciones de Saca y Quijano frente a determinadas situaciones políticas.

A eso hay que agregar los números de ciertas encuestas, y los comentarios con que se presentan, orientados claramente a meter miedo a los areneros, sobre un eventual triunfo del FMLN. Una cosa, sin embargo, es clara: hasta las encuestas más sesgadas establecen que habrá una segunda vuelta y que el derrotado en esa instancia sería el profesor.

La segunda hipótesis que explicaría la insistencia de Saca de mantenerse en el proceso es que su participación sólo sería un intento de lograr arrebatarle a ARENA los suficientes votos para permitir la victoria del FMLN en primera vuelta. Es decir jugar exactamente el triste papel que jugó Arnoldo Alemán en Nicaragua: dividir al Partido Liberal y permitir así la victoria de Daniel Ortega, quien llegó para quedarse.

Hay muchas similitudes que me inclinan a creer en la segunda tesis. Pero la situación entre Nicaragua y El Salvador no es exactamente igual. Por lo que los acontecimientos no se desarrollarán exactamente igual. La velocidad con la que Saca y Unidad se desploman, es algo con lo que no contaba el FMLN, Casa Presidencial y el mismo comando de campaña del "saquismo".

PD: uso la palabra "saquismo" no porque crea que el ex presidente sea un caudillo, sino porque todo su movimiento y su intento depende absolutamente de él mismo.

* Columnista de El Diario de Hoy.

marvingaleasp@hotmail.com