Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las ratas y las pulgas del Seguro Social

Hemos llegado a un momento inaudito en la historia de la salud en nuestro país: la invasión de ratas y pulgas llevó a las autoridades del Instituto Salvadoreño del Seguro Social a cerrar los quirófanos de emergencia del hospital Primero de Mayo; pero además, se suspendieron cirugías en el hospital Roma por el colapso de una tubería y en el hospital Médico Quirúrgico dos salas fueron cerradas porque se arruinaron los aires acondicionados.

Es de lamentar, cómo las autoridades del ISSS violentan las normas de salud y ponen en riesgo a miles de trabajadores y pacientes, debido a que las ratas y pulgas han puesto en riesgo de infección las heridas, y han incrementado la probabilidad de enfermedades como leishmaniasis, leptospirosis y peste bubónica.

¿Quién defiende a los derechohabientes de este atropello? ¿A dónde deben acudir para exigir justicia? Cómo lamento que no exista un mecanismo de control externo para que los usuarios puedan quejarse y buscar justicia.

Existe una realidad: Por ley a los trabajadores se les descuenta mensualmente el 10.5% de su salario para tener derecho a ser atendidos. El problema es que prepagamos los servicios y cuando los necesitamos no los recibimos, lo que nos aumenta el alto costo de la vida. Esto afecta a 1.5 millones de usuarios, un 23.4 % de la población.

Esta situación me motivó en la última campaña electoral a buscar una solución. Es inaceptable que te exijan ser solidario con los demás, pero cuando tú necesitas el servicio no te lo dan, por esta injusticia impulsé un largo proceso de consulta ciudadana con trabajadores, derechohabientes, médicos, enfermeras, empleadores y con el respaldo de 7 mil 500 firmas ciudadanas presenté a la Asamblea Legislativa la Ley del Certificado de Garantía de la Salud.

En nombre de los trabajadores y empleadores que me lo han solicitado, denuncio que con los votos del FMLN y sus aliados este beneficioso proyecto fue enviado al archivo, lo que pone en evidencia la falta de sensibilidad social y el interés por resolver los problemas reales de los beneficiarios del Seguro Social. Nunca presentaron argumentos sostenibles para desacreditar el proyecto, simplemente utilizaron la fuerza legislativa para archivarlo.

Lo inaceptable es que los trabajadores siguen prepagando sus servicios y no los reciben, la atención continúa deficiente, siguen haciendo grandes colas para que se les atienda, los tiempos de espera para las cirugías no responden a sus necesidades y los cheques de pago por las incapacidades no tienen fondos en muchos casos.

Es oportuno recordar que el propósito del Certificado de Garantía de la Salud es que el ISSS sea eficiente en la prestación de los servicios de salud dentro de sus instalaciones y que toda atención externa sea un mecanismo excepcional. Esta ley reafirma que no puede ser privatizado y que los plazos máximos de atención para cada servicio serán definidos por la institución pero aprobados por la Asamblea Legislativa.

Solo si se negara la atención, la Defensoría del Consumidor emitiría el Certificado y el derechohabiente recibiría el servicio fuera del Seguro Social. Los aranceles serán los mismos costos del ISSS, establecidos por Decreto Legislativo y actualizados cada año. El éxito de esta ley es que todas las atenciones se den dentro del Seguro y que no se emita ningún Certificado. Por tanto, es irresponsable afirmar que todos los pacientes van a demandar el Certificado y que eso descapitalizaría a la institución.

Si no les gusta el Certificado de Garantía de la Salud porque es un proyecto novedoso, justo, equitativo y solidario, cámbienle nombre, propongan otro, pero llegó la hora de terminar con los discursos y ataques a sus adversarios. Hoy es tiempo de resolver el problema de los pacientes.

Es imperante entonces recordar que la razón de ser del Seguro Social son sus pacientes y por ello sin ningún temor alzo mi voz para demandar una atención eficiente y oportuna: NO MÁS RATAS NI PULGAS EN EL SEGURO SOCIAL.

*Vicepresidente de la

Asamblea Legislativa.