Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Las mujeres ya no damos a luz! ¡Abortamos!

Llaman "aborto" al nacimiento de un niño de nueve meses! ¡Y "aborto involuntario" al homicidio de niños recién nacidos!

¿Absurdo y mentira? ¡No! Los/las abortistas, en su obsesión por legalizar el aborto llegan al extremo que ahora han inventado que el homicidio de una madre contra su recién nacido es un aborto.

¿Aberrado y retorcido? ¡Sí! Se empeñan en convertir lo irreal en realidad. Lo más triste es que hay personas que se tragan el cuento.

¿Qué ha sucedido realmente?

17 mujeres dieron a luz. Ocultaron sus partos y tuvieron que ser atendidas de emergencia por llegar con hemorragias a los centros hospitalarios después de sus alumbramientos. Nunca mencionaron a sus hijos. Posteriormente fueron encontrados muertos y escondidos o tirados después de que fueron denunciadas.

17 bebés nacieron vivos. Fueron cruelmente ultimados, algunos estrangulados, otros asfixiados, sofocados, ahogados, otros heridos, otros abandonados a morir en quebradas o en predios. Sus restos; encontrados en letrinas, escondidos en bolsas plásticas, en cajas, debajo de camas. ¡Desechados! ¡Como que fueran basura!

Los niños estaban completamente formaditos, respiraban, se movían, lloraban. Necesitaban ser abrazados, arrullados, protegidos, acogidos y amados. En su lugar recibieron rechazo, crueldad, violencia, dolor y muerte.

Sus madres han sido condenadas por haberlos asesinado ellas mismas. El aborto nada tiene que ver con estos casos.

Tienen largas condenas. El homicidio agravado es penado por 30-40 años, el aborto por 2-8 años.

Diecisiete recursos de indulto han sido presentados a la Asamblea Legislativa por los grupos pro-muerte. Alegan que son inocentes, que no se probó su culpabilidad, a pesar de que los hechos indican lo contrario. ¡Arguyen que están condenadas porque el aborto es ilegal!

Las solicitudes de indulto de 14 de las "17" mujeres se han hecho públicos. Contienen información muy triste.

Hay similitudes en los casos. En cada uno de estos pueden formularse las mismas preguntas ¿Por qué habría de ocultarse un parto? ¿Por qué ocultar al hijo recién nacido? ¿Por qué fueron encontrados muertos y escondidos?

Según la información, solo sus madres tuvieron acceso a los niños. No tiene sentido ocultar a un niño si murió por causas naturales. No tiene sentido no acudir a un centro de salud cuando hay un parto. No tiene sentido que una mujer no le comunique a nadie que tuvo un hijo, a menos que tenga algo grave que ocultar.

Los diputados deberán buscar y encontrar la verdad para determinar cada caso y se haga justicia. Los ocursos de indulto, como están elaborados por los grupos de la muerte, omiten información importante de cada caso. Cada uno debe ser examinado exhaustivamente, cada juicio y sentencia revisados.

Ninguno de los bebés merecía la muerte. Esto no importa a las feministas pro-aborto. Ellas aprueban y justifican que una madre descuartice a un bebé dentro de su vientre: "Es su cuerpo", dicen ellas. Evidentemente también justifican que una mujer asesine a un recién nacido. Lo llaman aborto. Buscan tecnicismos para liberar a mujeres infanticidas.

¿Quién patrocina las "movidas" de los grupos que favorecen la muerte? La Internacional Abortista: países poderosos, la ONU y otros organismos internacionales que otorgan fuertes sumas de dinero a los pro-aborto. No permitamos que extranjeros injerencistas, que están en componenda con salvadoreños vendidos, impongan a El Salvador la legalización de la muerte de nuestros niños.

*Colaboradora de El Diario de Hoy.¡