Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las grandes obras en San Salvador se siguen haciendo realidad

Cuando asumimos el gobierno de la capital en 2009, sabíamos que había problemas pequeños y aparentemente sencillos que resolver, eran los que la ciudadanía demandaba se les diera atención inmediata y hacia ellos enfocamos nuestros primeros esfuerzos.

Pero estábamos seguros que una vez superados esos temas teníamos que llevar a San Salvador hacia nuevos estadios de desarrollo, por lo que era obligación pensar en grandes obras para nuestro municipio.

Como Concejo siempre hemos estado conscientes de la poca oferta de espacios públicos que tiene la ciudad, por eso hemos apostado por la recuperación de plazas, pero especialmente por tener lugares en los que niños, jóvenes y adultos pudieran practicar el deporte.

En ese sentido, se construyeron los Centros de Convivencia, siete en total; sin embargo, San Salvador necesitaba de más espacios para ofrecerlos a los ciudadanos, y ante la inexistencia de espacios físicos, construimos una obra que, además de reducir la vulnerabilidad, ofrece oportunidades de diversión para quienes habitan en los alrededores del Barrio La Vega.

En esa zona, sobre el cauce del río Acelhuate, se edificó la segunda de nuestro proyecto de bóvedas; la primera fue una pequeña en la Comunidad San Francisco de Asís, y tenemos en mente una tercera que beneficiará directamente a los usuarios del Mercado San Miguelito.

Ahí sobre el cauce del río se edificará otra bóveda que permitirá ampliar el parqueo de ese centro comercial, habilitar más locales y construir canchas para que puedan ser utilizadas por hijos de nuestros usuarios del mercado o los vecinos.

De igual manera, seguimos estando conscientes del crecimiento del sector informal y que es una de las grandes deudas de la ciudad, por eso siempre hemos tenido en mente la construcción de nuevos espacios comerciales y puedo afirmar que vamos a buen paso para la construcción del primero de esos centros en la plaza San Vicente de Paúl, a un costado del Mercado Central.

Con esta acción, atendemos la petición de los actuales usuarios que deseaban mejorar las condiciones en las cuales realizan su actividad comercial y al mismo tiempo generamos nuevos espacios para que personas que actualmente se ubican en la vía pública puedan ingresar a un lugar que les ofrece mayor seguridad, tanto para ellos como para sus hijos.

Además de esta labor, no olvidamos el trabajo en las comunidades y sólo este año estamos ejecutando más de 130 proyectos en vecindarios de la ciudad.

En decenas de comunidades van viento en popa los trabajos que se realizan en obras de mitigación de riesgos, mejoramiento vial, introducción de drenajes de aguas lluvias, agua potable, incluyendo la iluminación de importantes vías de la ciudad como el Bulevar José Antonio Rodríguez Porth, en fin, obras que cambiarán las condiciones de vida de muchas personas, haciendo realidad el sueño de vivir en un lugar más seguro.

Como servidores públicos y funcionarios que nos debemos a los ciudadanos, tenemos la obligación de hacer una inversión de los recursos que se nos confían en forma adecuada, responsable y generando esas oportunidades de desarrollo, especialmente para las futuras generaciones.

Muchas veces considero inmerecidas las muestras de agradecimiento, porque eso es lo que tenemos que hacer: servir, pero cuando uno es padre no puede dejar de estremecerse con esos rostros, esos apretones de mano o los abrazos sinceros que se reciben, especialmente cuando son acompañados de la frase: "Gracias, porque hoy con mis hijos vamos a dormir más tranquilos".

En lo personal, soy absolutamente obediente a una voz interna que divide el universo entre lo bueno y lo malo, y no me permite emociones erróneas; es lo que me hace afirmar que San Salvador cuenta con un invaluable tesoro que son sus habitantes y juntos podemos seguir soñando para hacer de nuestra capital esa ciudad en la que todos aspiramos vivir.

Las elecciones están a las puertas y surgen nombres que no tienen tradición en los temas municipales, pero pretenden presentarse cargados de promesas y ofrecimientos vacíos, pero con base en el trabajo y las obras, estoy consciente que los capitalinos tomarán la mejor decisión.

*Alcalde de San Salvador.