Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El juramento hipocrático

Qué dicha sería si todas las carreras de profesionales tuvieran un "JURAMENTO HIPOCRÁTICO", por supuesto no bastaría con tener un juramento como tal si este no se cumple. Nunca había tenido una mala experiencia con un medico, han sido pocos los que a mi juicio no viven lo jurado.

Luego de la mala experiencia que tuve, me dediqué a buscar lo que en realidad significa este juramento y qué acciones conlleva para la profesión médica. Según Wikipedia:

" El juramento hipocrático es un juramento público que hacen los que van a empezar sus prácticas con pacientes o se gradúan en medicina, veterinaria, tecnología médica, fisioterapia, logopedia, odontología y enfermería, lo hacen igualmente otras personas del área de la salud. Se hace ante los otros médicos, doctores y ante la comunidad. Su contenido es de carácter ético, para orientar la práctica de su oficio, es también el juramento que se basa a partir de la responsabilidad del ser humano y conciencia de ella".

Ahí me di cuenta que no sólo los médicos lo hacen sino aquellas profesiones que se involucran directamente con la atención a un paciente.

Como toda profesión u oficio, un médico debería de tener vocación por servicio antes que vocación por el dinero. Mi padre, que en paz descanse, fue médico, muy bueno por cierto. De él aprendí que lo humano venía antes que lo material, que el costo de la consulta era en la mayoría de casos algo secundario, que lo importante era curar a la "persona", no importa quién, pero que la satisfacción de haber sobrepasado una enfermedad era el mejor premio que él podía recibir.

Si, así fue mi infancia, creyendo que todos eran como él, pero estaba equivocado, también hay algunas manzanas podridas dentro del gremio, son pocas, porque hasta hoy que me he topado con un trago amargo, una experiencia tan mala con un médico que quizá no entendió el juramento cuando lo leyó.

A los jóvenes les aconsejo, si van a estudiar medicina, no lo hagan por ganar dinero ni prestigio, háganlo por la satisfacción que les da ayudar y curar al ser humano. A los estudiantes de medicina, ustedes saben lo duro que es la profesión, y lo duro que es el camino luego de recibir el título; los buenos médicos sobresalen por sí solos, nosotros los pacientes los recomendamos a ojos cerrados porque en ustedes ponemos la confianza de la salud de nuestra familia, sigan adelante.

A los médicos los felicito, en una gran mayoría lograron la meta que se propusieron muchos años atrás, lograron el éxito que conlleva esa larga carrera por esa dedicación que hoy por hoy cosechan, pero no hay que quedarse con lo aprendido, el mundo cambia y las enfermedades también cambian, el mejor médico, aparte de lo humano, es aquel, que, no para de investigar, no para de conocer, de asistir a congresos. Pudiera mencionar a varios, que a su edad, todavía asisten a congresos y no necesariamente de ponentes, sino como participantes, esa humildad en aprender es lo que los convierte en héroes del mundo. Felicidades a estos EXCELENTES médicos.

No puedo transcribir todos los juramentos hipocráticos que encontré, pero termino con un párrafo de la redacción del doctor Louis Lasagna, quien fue decano de la facultad de medicina de Tufts en su versión de 1964: "Recordaré que no trato una gráfica de fiebre o un crecimiento canceroso, sino a un ser humano enfermo, cuya enfermedad puede afectar a su familia y a su estabilidad económica. Si voy a cuidar de manera adecuada a los enfermos, mi responsabilidad incluye estos problemas relacionados".

*Colaborador de El Diario de Hoy.

@jrcruz69